"El precio del ave también ayuda a monitorear variables como la inflación o el consumo interno en el país". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"El precio del ave también ayuda a monitorear variables como la inflación o el consumo interno en el país". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Alek Brcic Bello

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Así como en los últimos días el Congreso decidió establecer el Día Nacional de la Concha de Abanico para reconocer a ese molusco, desde hace más de una década se celebra cada julio y con el mismo afán el en el Perú. Y si bien algo de relevancia tiene la fecha cuando son más de 30 mil los restaurantes que ofrecen este plato en el país, lo que en realidad concierne a esta columna es su ingrediente principal: el .

Y es que, si se trata de homenajear a ese símbolo de la gastronomía nacional, bien valdría la pena revisar qué está ocurriendo con el plumífero que ocupa la posición central del plato. Esto porque, desde que se inició la pandemia, su precio se ha incrementado hasta en 40%.

MIRA: Precio del pollo: ¿Por qué sube tanto y cuándo bajará en el mercado local?

Tanto es así que el reportó que el valor del pollo granja vivo ha pasado de S/3,87 por kilo en el 2019 a S/5,45 la semana pasada. Y aunque para tranquilidad de los consumidores varias pollerías han señalado a este Diario que no subirían sus precios en el corto plazo, el tema implica una fuerte presión alcista para los polleros.

Ahora, como no todo el pollo es a la brasa, el asunto se vuelve más relevante cuando entendemos que el peruano es una persona altamente ‘pollitizada’. ¿Qué quiere decir eso? Que mientras el consumo per cápita de productos marinos en el país es de poco más de 17 kilos anuales, en el caso del pollo se acerca a los 50 kilos.

Con una posición destacada en la canasta básica familiar, entonces, un pollo caro es una mala señal para la economía. Y eso porque el precio del ave también ayuda a monitorear variables como la inflación o el consumo interno en el país.

En ese sentido, lo primero que destaca es que la subida responde más que nada a factores externos por los insumos que se requieren para alimentar al animal. Sucede que casi el 60% del costo de producción está en comprar maíz amarillo duro para el alimento de las aves y en los últimos doce meses su precio se ha duplicado en el mercado internacional.

Algunos con una peligrosa visión nacionalista podrían buscar ignorar los vaivenes del precio en el extranjero para concentrarse en la producción local. Pero cuando vemos que casi el 80% de la demanda es cubierta con maíz importado, sería imposible esperar que la producción nacional pueda cumplir con las necesidades del mercado. Además, según estimaciones de ADEX, intentar hacerlo hasta triplicaría los costos del insumo por la reducida oferta peruana.

El asunto es que tener al con precios altos llegó en mal momento por la presencia de otro problema. Ocurre que, con el sol en sus niveles históricos más bajos, todo insumo importado se vuelve más caro en el Perú. No es solo entonces que el costo del alimento de los pollos ha aumentado a nivel global, sino que los peruanos encuentran una dificultad adicional para comprarlo cuando su moneda vale menos que antes.

A lo anterior se suma también una caída en el consumo producto de las restricciones sanitarias y los menores ingresos de la población. Según reporta el Midagri, mientras en enero y febrero del 2020 el consumo iba por encima de las 70 mil toneladas mensuales, los mismos meses de este año apenas superaron las 55 mil toneladas.

¿Y cuáles serían las consecuencias de todo esto? Para empezar, una menor oferta que ya se puede percibir. También según el Midagri, si antes de la pandemia se producían 64 millones de unidades de pollo mensuales, ahora la cifra es más cercana a los 56 millones.

Así las cosas, parece que al menos en el corto plazo ese símbolo gastronómico será cada vez más papas que pollo. Pero si el próximo gobierno persiste en la pésima idea de restringir importaciones de insumos como el maíz, ahí sí lo más probable es que el próximo año estemos celebrando el Día del Pollo a la Brasa pero solo con papas en el plato.

TE PUEDE INTERESAR