Julio Escalante Rojas

Finalmente el Ministerio de Vivienda publicó ayer el reglamento de la ley de arrendamiento, que fija en 40 artículos las obligaciones, plazos e instrumentos necesarios para que funcione el acceso a  mediante el alquiler-venta y el .

Con el marco legal definido, ahora será el turno de esperar cómo funcionará en el mercado inmobiliario. En ese sentido, el ministro Francisco Dumler dijo que se mantiene el diálogo con las entidades financieras para que puedan implementar y ofrecer en un plazo no tan largo los nuevos productos dirigidos al leasing inmobiliario

Un tema que había quedado pendiente luego de la publicación de la ley era si finalmente el arrendatario tenía que cumplir con una cuota inicial o algún pago que haga las veces de esa cuota. El reglamento menciona que, de acuerdo al mercado, las partes pueden acordar el pago de una prima por leasing inmobiliario. Esta se podrá financiar con el bono del buen pagador.

(Archivo: El Comercio)

Para Yuri Vega, socio del Estudio Muñiz y especialista en temas inmobiliarios, la mención de este pago inicial puede hacer que los bancos se sientan más confiados de participar de esta modalidad, además de la información que se va ofrecer a partir del registro de los contratos y del cumplimiento de los pagos.

Vega resalta también que los formularios definidos para los contratos harán menos complicadas y más formales estas operaciones. 

FINANCIAR A INMOBILIARIAS  
Se anunció también que las empresas inmobiliarias que decidan participar de la modalidad de alquiler-venta podrán obtener un financiamiento hasta por el 65% de valor de cada vivienda arrendada.

Este producto, que será gestionado por el Fondo Mivivienda, busca que los bancos financien a los desarrolladores para que durante el tiempo que dure el contrato de alquiler estos no solo dependan de la cuota mensual, sino que tengan el capital necesario para seguir construyendo.

Para Enrique Zevallos, gerente del gremio inmobiliario ADI Perú, esta medida es importante para que inmobiliaras pequeñas, y sin las espaldas financieras de las grandes, puedan participar en este mecanismo sin el riesgo de tener el capital detenido en la vivienda durante el plazo que esta se alquile.