Rey aparece por primera vez en El despertar de la fuerza ( 2015 ) para convertirse en la primera mujer jedi.
Rey aparece por primera vez en El despertar de la fuerza ( 2015 ) para convertirse en la primera mujer jedi.
Claudia Guevara

Si algo tienen en común las últimas películas de Disney, incluidos sus remakes como Maléfica, Aladdín y El Rey León, es el empoderamiento que les otorgan a sus personajes femeninos, algo que no sucedía décadas atrás. En estos momentos, existe una clara tendencia en la compañía por reivindicar el papel de las mujeres, pues les están dando mayor protagonismo y liderazgo. Y esto no se ve solo en sus recientes creaciones, como Frozen, Valiente y La princesa y el sapo, sino también en las nuevas versiones de los clásicos del estudio.


—Liderazgo femenino—

A diferencia del argumento de sus antecesoras —Cenicienta o La bella durmiente—, en las que el objetivo final era el matrimonio; estos nuevos filmes tienen como trama la independencia y autonomía de la mujer, tanto en el campo familiar, económico o en los terrenos del amor. Ni Ana, de Frozen, ni Mérida, de Valiente, buscan a un salvador o a un rey; solo quieren alcanzar sus metas.

Tanto Ana como Mérida son princesas primogénitas, tienen el deber de gobernar, pero ninguna quiere a un rey a su lado, sino que deciden hacerlo solas. En la película Moana, la protagonista del mismo nombre, es hija del jefe de la tribu, y su dilema recae entre no cuestionar sus costumbres y aventurarse a viajar por el mundo. Por último, Tiana, de La princesa y el sapo, procede de una familia de bajos recursos y su objetivo es trabajar arduamente para ser la dueña de su propio restaurante.

En las franquicias adquiridas por Disney en 2009 y 2012 —Marvel y Star Wars, respectivamente—, también es visible el empoderamiento de las heroínas. Carol Danvers, de Capitana Marvel, y Rey, de El ascenso de Skywalker, son personajes claves para salvar el universo en ambas cintas.


—El caso Star Wars—

Se podría hablar ya de un mensaje transgresor en la primera película de la tercera trilogía de Star Wars, El despertar de la fuerza, de 2015, en la que aparece Rey, quien debe convertirse en la primera mujer jedi, algo que para no pocos fans contradijo la película inicial de 1977, cuando se aseguraba que la costumbre dictaba aceptar solo a hombres en este selecto grupo. Sin embargo, en aquella primera trilogía, la princesa Leia era ya un personaje protagónico. “La trama de Rey no se aleja mucho de la línea original. Leia fue un personaje que no necesitaba que siempre la rescaten. Ella también peleaba, era la líder de la revolución”, comenta la activista y periodista Suiry Sobrino Verástegui.

Según la psicóloga clínica María Paz Sáenz, el trasfondo de esta desaprobación podría deberse a la “dificultad en la sociedad para ver mujeres con poder”. Ella atribuye esta respuesta a la falta de referentes femeninos, ya sea en el ámbito familiar, social o político. “El fan puede decir que no están respetando la trama, pero hay cosas mucho más profundas”, añade.


—Cambios sociales—

“Los movimientos feministas como #MeToo y las denuncias de acoso de directores y productores masculinos empezaron a sacudir la industria cinematográfica, y esta reaccionó a las críticas”, afirma Alberto Castro, crítico de cine. En su opinión, el empoderamiento femenino en la primera versión de Frozen no fue concebido intencionalmente, pero, ante el éxito logrado, las siguientes producciones apostaron por estos nuevos modelos. Los casos de Viuda negra o Capitana Marvel, según Castro, “se sienten como reacciones de un mercado a los tiempos que vivimos”.

En Estados Unidos se estima que dos millones de mujeres entre los 15 y 24 años asisten cada semana al cine (según un estudio de Webedia Movies Pro y Vertigo Research). Disney, al parecer, se adaptó a esta demanda y ofreció “roles femeninos positivos, algo que las mujeres buscan activamente hoy”, agrega Paz Sáenz.

Pero ¿cuánto influye en la imagen empresarial de Disney sumarse a esta corriente feminista? El CEO de Disney, Bob Iger, parece responder en un tuit que su mensaje no solo queda en palabras, sino también en acciones: “El 40 % de las próximas películas de DisneyStudios están siendo dirigidas por mujeres”. Y dice que están luchando por más.


Los datos

Lanzamiento y recaudación

  • Star wars: La segunda película de la tercera trilogía, El último jedi ( 2017 ), facturó US$ 1.332 millones.
  • Estrenos: El próximo 19 de diciembre se estrenará El ascenso de Skywalker, la tercera entrega de esta última triologia. Además, la versión live action de Mulán llegará a los cines el 26 marzo del 2020.

TAGS RELACIONADOS