Keiko Fujimori, candidata de Fuerza Popular, llegó a las 3 de la tarde al frontis del penal Santa Mónica, en Chorrillos. Esperó durante media hora al candidato Castillo, quien cumplía su propia agenda en La Victoria. (Foto: Renzo Salazar/GEC)
Keiko Fujimori, candidata de Fuerza Popular, llegó a las 3 de la tarde al frontis del penal Santa Mónica, en Chorrillos. Esperó durante media hora al candidato Castillo, quien cumplía su propia agenda en La Victoria. (Foto: Renzo Salazar/GEC)
Alicia Rojas Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

volvió al penal de Santa Mónica, armó un estrado en la concurrida avenida Huaylas y se sentó a esperar por más de media hora al candidato (Perú Libre) para un nuevo choque de discursos. Sin embargo, su rival político continuaba su campaña electoral a 13 kilómetros de distancia, en el distrito de La Victoria.

MIRA: Castillo y Fujimori: lo visto hasta ahora y las apuestas estratégicas con miras al 6 de junio | Análisis

Un día antes, el equipo de prensa de Perú Libre había confirmado a El Comercio que Castillo no se presentaría al encuentro que él mismo había propuesto. La agenda propia adelantaba que lo del sábado se trataría más de un mitin que de un debate.

Pese a los avisos y a una resolución directoral del Ministerio del Interior que desestimó el último viernes el pedido de garantías para la concentración política, la mañana del sábado el partido apresuró el armado del escenario. Las banderas fujimoristas empezaron a ondear en una de las principales arterias de Chorrillos.

—Encuentro en construcción—

Dos horas antes de la llegada de Keiko Fujimori a los exteriores del penal, simpatizantes empezaron a agolparse alrededor de las rejas que resguardaban el estrado.

En sintonía con su lideresa, los seguidores también mudaron colores: del color naranja pasaron al rojo y blanco, a las camisetas de la selección peruana y polos impresos con frases como “Un cambio hacia adelante”.

Con el paso de las horas, el reducido espacio que aún quedaba en la avenida Huaylas pasó a ser intransitable. A las pistas rotas y el carril bloqueado por trabajos de mantenimiento, se sumó la llegada de una multitud que desafiaba a la pandemia. La convocatoria política seguía en pie y Fujimori arribaría a las 3 p.m. a la concentración.

En los alrededores del penal, los autos buscaban vías descongestionadas para sortear los trayectos bloqueados en la avenida que conecta Chorrillos.

—La llegada—

El mitin alcanzó su punto máximo con la candidata subiendo a un escenario que emulaba al que se armó en Chota semanas atrás, con las sillas dispuestas en los mismos extremos. La diferencia estuvo en que, esta vez, Fujimori llegó a la hora que ella misma había pactado.

Tras ser aupada por sus seguidores, la candidata se sentó y guardó silencio durante media hora. Mientras tanto, en el llano, la aglomeración no cedía.

A más de un año de la pandemia, desfilaban mascarillas mal puestas, algunas de ellas extraviadas, y la distancia social era una recomendación superada por los asistentes.

Personas del público encendieron una bengala cuando se encontraban frente al estrado. (Foto: Jessica Vicente/GEC)
Personas del público encendieron una bengala cuando se encontraban frente al estrado. (Foto: Jessica Vicente/GEC)

Cumplido el tiempo de espera, Gonzalo Iwasaki (moderador) instó a los fujimoristas a esperar unos minutos para hacer una “última confirmación”. Al otro lado de la ciudad, Pedro Castillo se disponía a presentarse ante su propia multitud.

Con la confirmación del debate suspendido, Keiko Fujimori inició su mitin.

“El candidato Castillo fue quien propuso este debate; lamentablemente no cumplió con su palabra. Lamentablemente, se corrió nuevamente”, empezó la candidata. Consideró también que la propuesta de Castillo se dio con el objetivo de humillarla. “Lo que él buscaba era maltratarme”, indicó. Durante más de un año, desde octubre del 2018, Keiko Fujimori estuvo internada en el penal Santa Mónica debido a una orden de prisión preventiva por el presunto delito de lavado de activos en el Caso Lava Jato.

—Kenji en escena—

Luego de varios meses de alejamiento, Kenji Fujimori, el hermano menor de la candidata, ha retomado la actividad política y participó en el mitin, pese a sus aflicciones.

Kenji Fujimori contrajo COVID-19 a inicios de mayo. Se retiró la mascarilla y abrazó a su hermana durante el mitin. (Fotos: Jessica Vicente/@photo.gec)
Kenji Fujimori contrajo COVID-19 a inicios de mayo. Se retiró la mascarilla y abrazó a su hermana durante el mitin. (Fotos: Jessica Vicente/@photo.gec)

El también excongresista de Fuerza Popular contrajo COVID-19 y fue diagnosticado con esta enfermedad el 3 de mayo. Según sus propias declaraciones, ayer mismo fue dado de alta. “Keiko, cuando pones a Dios por delante, la adversidad la pasas”, le dijo a su hermana.

Pasadas las 4 de la tarde, se dio por concluida la concentración, las personas se dispersaron y los buses partieron.

VIDEO RECOMENDADO:

Declaraciones De Keiko Fujimori