No olvides acudir a tus chequeos de rutina y comentar sobre todos los síntomas que presentas. (Foto: Freepik)
No olvides acudir a tus chequeos de rutina y comentar sobre todos los síntomas que presentas. (Foto: Freepik)
Redacción EC

Conforme va desarrollándose el , el cuerpo de la gestante se va transformando para adaptarse a las necesidades del Lo que quiere decir que mientras más avanzan los meses, más cambios se producen tanto en el interior como en el exterior. Este proceso viene de la mano con algunos malestares que ponen en aprietos a las futuras madres, más aún a las que son primerizas. Sin embargo son totalmente frecuentes, y con atención oportuna y rutinas saludables se pueden sobrellevar sin problema.

Malestares frecuentes

Dolor de espalda

Según el Stanford Medicine Children Health esto ocurre debido al aumento de peso que es propio del embarazo. El crecimiento de la barriga ocasiona que el centro de gravedad vaya hacia adelante, lo que genera una tensión en la espalda. Otro causal es cuando las articulaciones de la pelvis comienzan a soltarse y prepararse para la dulce llegada, ocurre mayormente en el último periodo del embarazo. Una forma de aliviar el dolor de espalda es realizar ejercicios (adecuados para tu condición) y breves caminatas, todo previo visto bueno del médico tratante.

Náuseas

En algunos casos suele ocurrir durante en el primer trimestre del embarazo. Entre las causales más frecuentes se habla de los cambios hormonales, los bajos niveles de azúcar y el estrés emocional. En algunas mujeres, es producida por la intolerancia de ciertos sabores y olores que anteriormente no le eran incómodos. Para sobrellevar la situación se aconseja practicar ejercicios de respiración y evitar alimentos picosos o con exceso de grasa.

Piel desmejorada

La piel reseca es producida por causa de la progesterona, ésta posee un efecto vasodilatador que ocasiona la pérdida de agua en la dermis. La melasma -manchas oscuras en la , también conocida como “máscara del embarazo”-, es producto de la estimulación de melamina. Para tratarlo, una buena hidratación y alimentación balanceada son de mucha ayuda. No obstante, cualquier tratamiento o crema que vaya a usar, debe ser recetada por un dermatólogo. Evitar la automedicación debido a que hay productos cuyos componentes químicos perjudican al bebé.

Entumecimiento de las piernas

Cuando el útero crece presiona los nervios de las piernas, generando una especie de hormigueo molesto en la zona inferior del cuerpo. Es percibido con mayor frecuencia durante los últimos meses, ya que es el tiempo en el que la barriga se agranda más. Además de las piernas y los dedos de los pies, es posible sentirlo en tus manos y los dedos de las manos. Se logra calmar con masajes pero si gustas consulta con tu médico sobre el uso de un dispositivo ortopédico para la hora de dormir (el entumecimiento ocurre frecuentemente en la noche).

Sangrado de encías

Los altos niveles de estrógeno y progesterona ocasionan que las encías se vuelvan mucho más débiles. La recomendación adecuada es una correcta higiene bucal y una visita oportuna al dentista.