Evita referirte a sus cambios físicos, esto puede afectar a la embarazada a nivel emocional. (Foto: Freepik)
Evita referirte a sus cambios físicos, esto puede afectar a la embarazada a nivel emocional. (Foto: Freepik)
Redacción EC

Luego que la prueba de arroja el tan esperado “positivo”, los próximos nueve meses de nuestras vidas se convierten en un carrusel de emociones y cambios físicos que irán notándose conforme va avanzando el estado de gestación. Durante este periodo también es posible encontrarnos con una serie de recomendaciones, comentarios y “comentarios” que diariamente tenemos que clasificar.

Con esto no quiere decir que a las no nos agraden los consejos sobre maternidad, más aún si éstos vienen de personas que apreciamos mucho. No obstante, existen algunas frases o palabras que preferiríamos no escuchar, pues aunque no sean malintencionadas, nos generan cierta incomodidad y hasta pueden llegar a ser bastante sugestivas. Si tienes una amiga o pariente que se encuentra en la dulce espera, prefiere evitar las siguientes frases:

“Estás embarazada, no enferma”

Que levante la mano quien no ha oído alguna vez esta frase. Cada embarazo es diferente y los síntomas pueden sentirse en una escala menor o mayor, dependiendo del organismo de la futura madre. Minimizar sus malestares musculares, sus nauseas o dolores de cabeza pueden ocasionarle incomodidad y molestias a la futura madre e incluso empeorar su estado de ánimo.

“Te veo más subida de peso”

Durante la gestación es totalmente normal que la mujer suba unos cuantos kilos. Sin embargo, el tema estético puede ser una situación con la que le está costando lidiar a la gestante. Los comentarios sobre su cuerpo fomentarían aún más el malestar con su físico e impactarían negativamente en la formación del vínculo con su embarazo. Recuerda que no se debe opinar sobre el cuerpo de ninguna mujer, sin importar su edad o estado.

“Duerme ahora porque después no podrás”

Para una mujer ansiosa, saber que más adelante tendrá que sacrificar varias horas de sueño durante las noches podría ocasionarle sentimientos de estrés y angustia. Podemos modificar esta frase diciéndole: “deseo que descanses muy bien” o “tomar un descanso es muy positivo para tu embarazo”, el objetivo sigue siendo el mismo pero sin el ligero tinte pesimista.

“Le vas a dar pecho, ¿no?”

Las pueden o no dar de lactar a sus hijos por la vía natural. Existen muchos factores voluntarios e involuntarios que pueden impedir que esto se lleve a cabo, por lo que es mejor evitar hacer este tipo de preguntas de índole personal.

“Lo importante es que viene con salud”

En algunas ocasiones las gestantes tienen conocimiento de que su pequeño viene alguna afección y prefieren mantener en reserva el estado del bebé. Aunque no es un comentario mal intencionado, es mejor evitarlo.