Una alimentación balanceada evitará el sobrepeso, la aparición de hipertensión y de diabetes gestacional. (Foto: Freepik)
Una alimentación balanceada evitará el sobrepeso, la aparición de hipertensión y de diabetes gestacional. (Foto: Freepik)
/ Vadym Drobot
Redacción EC

Para que el transcurra con normalidad y la experiencia en los próximos nueve meses sea grata, es importante que la futura madre involucre rutinas saludables en su día a día. De este modo previene la aparición de enfermedades y minimiza el impacto de los síntomas propios de la gestación, como las nauseas, vómitos, dolor de cabeza y calambres.

Si te encuentras en la dulce espera o estás a puertas de planificar un embarazo, hemos preparado para ti algunas recomendaciones que te ayudarán a cambiar de hábitos y llevar un estilo de vida más oportuno para tu y la del futuro .

No dejes de hidratarte

El líquido elemento es esencial para la vida de todos los seres humanos, y para las embarazadas lo es aún más. Los especialistas recomiendan consumir al menos dos litros de agua al día, de este modo evitarás sufrir de sobre peso, estreñimiento y resequedad de la piel (un problema frecuente durante la gestación). Puedes programar recordatorios para no olvidar beber agua durante el día o colocar botellas de agua mineral en las zonas de casa por donde más transites, verás que poco a poco te harás el hábito.

Aliméntate sano

Aumentar desmesuradamente de peso no solo tiene un impacto a nivel físico, también la vuelve propensa a desencadenar diabetes gestacional y presión arterial alta. Estas enfermedades ponen en riesgo la salud tanto de la mamá como la del bebé, y ocasionaría en algunos casos la necesidad de recurrir a la cesárea. Lo adecuado es iniciar una alimentación balanceada (acorde a tu condición) y reducir al máximo el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos refinados. Recuerda que no por estar gestando debes comer el doble, todo en exceso es dañino.

Realiza ejercicios

A menos que cuentes con una prescripción médica que indique descanso absoluto, no debes dejar de realizar alguna actividad física. Existen diversas alternativas que van acorde al estado de la embarazada, como yoga, natación y rutinas especiales para gestantes; las caminatas también son válidas. Dedicarle al menos 30 minutos a hacer ejercicios te ayudará prevenir la aparición de várices, calambres y retención de líquidos.

Respeta tu descanso nocturno

A una mujer embarazada se le recomienda dormir ocho horas durante las noches, a fin de recuperar energías y mantener el buen ánimo. Para evitar entumecimientos u otros malestares físicos, la gestante debe acomodarse de lado izquierdo y con las piernas flexionadas y separadas (emplea una almohada o un cojín para mantener la posición de las extremidades).

Consume suplementos alimenticios

Las vitaminas ayudan al buen desarrollo y formación del embrión, pero también proporcionan energía y vitalidad a la mujer, a fin de que su cuerpo esté en optimas condiciones para continuar con el embarazo sin desproteger su salud. Entre las vitaminas y minerales claves para la gestación encontramos el ácido fólico, el yodo, el zinc y el hierro.

Protege tu higiene bucal

Durante la gestación la salud bucal también se ve afectada, el shock hormonal trae como consecuencia el dolor debilitamiento de los dientes y encías. Por tal motivo es ideal visitar al odontólogo al iniciarse el segundo trimestre de embarazo, a fin de que te haga un chequeo y te recomiende el tratamiento adecuado para evitar el malestar.