Una de cada 3 botellas de licor es adulterada o de contrabando
Una de cada 3 botellas de licor es adulterada o de contrabando
Redacción EC

LUIS GARCÍA BENDEZÚ

Si usted tomó un cuba libre en un bar y, de inmediato, empezó a sudar, se le nubló la vista y sintió vértigo, es probable que le hayan servido ron adulterado. Un estudio efectuado por la consultora inglesa Euromonitor revela que el 30,8% del licor que se consume en el país es ilegal. Es decir, una de cada tres botellas contiene alcohol no apto para el consumo humano, artesanal o de contrabando.

Las bebidas alcohólicas ilegales que circulan en el país son, en un 92% de casos, licores destilados como el ron, el pisco y el whisky. El alcohol restante se encuentra en las bebidas fermentadas como el vino, la cachina y la chicha de jora. Según la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), la adulteración de cerveza es poco significativa debido a que su proceso de fabricación es más complicado.

El estudio de Euromonitor, realizado en seis países de Latinoamérica en el 2012, cuyo procesamiento concluyó recientemente, señala que del volumen total de alcohol ilegal, el 60,7% es adulterado, el 19,8% es artesanal y el 17,1% es de contrabando. El resto proviene de la evasión fiscal o es fabricado con alcohol metílico, un químico letal.

El Perú tiene el volumen más alto de alcohol ilegal comparado con Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras y Panamá, los otros países que fueron evaluados. La consultora estima que los peruanos consumen por año 1,8 litros de alcohol ilegal.

Este mercado negro es muy rentable. Euromonitor calcula que cada año se venden en el Perú US$726,4 millones en licor informal. Esto genera una pérdida de aproximadamente US$117,4 millones al Estado en impuestos no recaudados.

“Estamos ante un problema gravísimo para la salud y la economía. Muchos de los casos de alcoholismo violento se deben a las reacciones tóxicas que causan estos licores”, señala Pedro Olaechea , presidente del Comité Vitivinícola de la SNI.

Respecto a la , la bebida alcohólica más consumida del país, se ha detectado la venta de grandes lotes que no pagan impuestos. Hace dos semanas, por ejemplo, la Sunat decomisó 1.047 cajas de cerveza que eran vendidas en locales comerciales de Santa Anita, Ate, Chorrillos, Surco y San Juan de Miraflores sin comprobantes de pago.

¿CÓMO SE ADULTERA EL LICOR?

Las mafias que adulteran licores utilizan, por lo general, alcohol etílico industrial para rellenar las botellas. Este licor, que tiene altos contenidos de metanol, aldehídos y ésteres, es un producto residual que se obtiene de la refinación del azúcar.

“El alcohol etílico industrial tiene dos fuentes: un 30% proviene de la industria azucarera boliviana e ingresa al país de contrabando; y  el otro 70% viene de las azucareras peruanas”, asegura Pedro Olaechea.

Susel Paredes, gerenta de Fiscalización y Control de la Municipalidad de Lima, informó que estos licores ‘bambeados’ se comercializan en locales cercanos al Mercado Central, la avenida Nicolás de Piérola y el sector de Monserrate, en el Cercado. “Esta Semana Santa clausuramos 10 licorerías en las que se vendían alcohol vencido y falsificado”, dice Paredes.

Los licores adulterados cuestan, en promedio, 30% menos que  los originales. El Comercio verificó que en varias licorerías de la avenida Miguel Grau, en San Martín de Porres y en Barrios Altos se venden vinos de S/.10 y botellas de whisky Johnnie Walker etiqueta negra a S/.85. En los supermercados, las marcas más baratas de vinos cuestan desde S/.14 y ese tipo de whisky no baja de los S/.100.

El Perú tiene una ley que busca erradicar la elaboración y venta de bebidas alcohólicas informales. Según la norma, el Ministerio de la Producción es el ente encargado de fiscalizar las actividades que tienen como insumo el alcohol etílico. Este sector no informó a El Comercio si han sancionado a alguna empresa por vender licor industrial para bebidas alcohólicas.