Buscando los útiles escolares: una visita al mercado central
Buscando los útiles escolares: una visita al mercado central
Natalia Molina

La tarde en el  tiene una velocidad particular. A pesar del calor, comerciantes y clientes corren, se empujan, se apuran y no se detienen. Madres y padres de familia pugnan por conseguir buenos precios de los .

A medida que uno se adentra en el mercado, los jaladores van apareciendo. Apenas la lista es visible en las manos del potencial cliente, aparecen dos o tres. Te ofrecen una “proforma” de toda la lista, gratis, sin compromiso.

El cliente va tras el jalador por varias cuadras, tratando de seguirle el paso. Una galería de pasadizos estrechos es el escenario del intercambio comercial. Tenemos tres listas, una de inicial, otra de primaria y otra se secundaria. Los precios, desde 50 soles (las de inicial) hasta 280 (las de secundaria).

Claudia, una vendedora, explica que los padres de familia suelen pedir la lista completa para evitar complicaciones. Aunque algunos compran un poco en una tienda y otro poco en otra, para asegurarse los mejores precios.

Algunos padres le han llevado listas de hasta 450 soles, nos dice. Por otro lado, comenta que ellos tienen útiles de diferentes calidades y que también depende de la marca. Los cuadernos Stanford son más caros. Los lápices Faber Castell también. 

Cabe mencionar que en tiendas más formales la lista puede costar aproximadamente 100 soles más. Quizás, algunos padres de familia prefieran la seguridad que un establecimiento así ofrece, además de comodidad y cercanía.

Sea cuidadoso

En un pequeño puesto de la 'Galería de los damnificados', una señora carga a su pequeño de tres años, mientras su pareja consulta precios para artículos específicos. Pide una cartulina satinada amarilla. La vendedora le ofrece una, pero es dorada. 

Luego, pide papel lustre turquesa. La vendedora le ofrece dos colores de papel. Ninguno parece ser turquesa, porque la mujer le hace un gesto negativo a su esposo. Se retiran disgustados. 

No queda claro quién tiene la razón, pero lo cierto es que entre tantos vendedores y tanta oferta, la lucha por realizar una venta puede ser fraudulenta. "No tenemos esto, pero esto otro es parecido".

Hay que mantener los ojos abiertos. También es importante revisar el rotulado de los útiles y el registro sanitario correspondiente. Lo barato puede salir caro, depende del cuidado que le pongamos a las compras. 

Es importante considerar que la mayoría de útiles escolares para nivel inicial deben tener registro sanitario y autorizaciones de importación, para evitar intoxicaciones y afecciones a la piel. Especialista indicaron que los padres deben tener cuidado pues los niños suelen meterse todo a la boca.

...y tenga en cuenta

Aunque los precios pueden parecer desorbitados –los padres suelen quejarse de esta época- no existe una regulación ministerial sobre los precios. Antes la había, explica la especialista del Ministerio de Educación (Minedu), Juana Sono Hernández, pero ya no.

No es posible normar el precio por las enormes diferencias entre cada institución educativa. En algunas de ellas, los padres son quienes deciden que sus hijos tengan más útiles (por ejemplo, un mandil extra o unos guantes especiales).

En otros casos, los padres consideran excesiva la lista y negocian con los profesores. Sin embargo,  no ha habido quejas formales en el Ministerio de Educación sobre este tema, explica Sono.

Sin embargo, sí está prohibido para las instituciones educativas exigir que los útiles sean de cierta marca específica o que vendan los textos escolares y saquen beneficios por esa transacción.

En el caso de los colegios estatales, los textos y cuadernos de trabajo (no así los cuadernos de cada asignatura), son entregados a los estudiantes y se considera irregular que los profesores exijan textos diferentes a los aprobados por el Minedu.