Cantagallo: funcionario culpa a nativos por reubicación trunca
Cantagallo: funcionario culpa a nativos por reubicación trunca
Pier Barakat

El 30 de abril del 2015, la Municipalidad de Lima, ya en la gestión de Luis Castañeda, firmó un acta con dirigentes de Cantagallo en la que se comprometió a promover la reubicación de la comunidad shipibo-conibo. Ha transcurrido un año y medio, y hasta el momento no se ha avanzado en absoluto en el proceso de traslado. Ni siquiera se tiene definido a dónde podrían ir estas personas, quienes este viernes perdieron sus viviendas por un incendio. A esto se suma que en muchas oportunidades habitantes de Cantagallo han asegurado que la comuna no quiere dialogar.

El gerente de Participación Vecinal, Francisco Gavidia, quien suscribió aquel compromiso, responsabilizó a las propias asociaciones de residentes en Cantagallo de tener trabado el proceso para definir a los verdaderos nativos migrantes, quienes tendrían derecho a ser reasentados. “El padrón nunca se hizo. No nos lo alcanzaron porque hubo un enfrentamiento entre las asociaciones. Todos dicen que son beneficiarios pero se debe definir a quiénes sí se les podría reubicar”, dijo.

Al consultarle sobre qué sucedería con las personas que no demuestren ser nativas, dijo: “La condición de migrante no te da derecho a exigir a una autoridad en Lima una vivienda de obsequio”.

Sobre por qué la gestión de Castañeda eliminó el proyecto Río Verde, con el cual se iba a trasladar a los habitantes de Cantagallo al terreno de Campoy, en San Juan de Lurigancho, dijo que “era ilegal comprarle una vivienda a cada familia, habiendo muchísimas más prioridades en términos de bienestar general”.

Gavidia descartó el terreno de Campoy para trasladar a los vecinos de Cantagallo por “solo tener un área útil de menos de 4.000 m2, y no tener saneamiento ni habilitación urbana”. “Además, los mismos miembros de las asociaciones no quieren ir a Campoy”, dijo. Agregó que un lugar posible para el reasentamiento sería la urbanización Martinete, en Barrios Altos, donde se han instalado carpas provisionales para los damnificados. “Vamos a trabajar mano a mano, pero no puedo aventurarme a dar plazos porque las asociaciones deben primero ponerse de acuerdo”, recalcó.

Añadió que en este año y medio han realizado en Cantagallo 20 campañas de salud, fumigaciones y 10 ferias de mejoramiento de ingresos de familias. “Vamos a encontrar propuestas con el Ministerio de Vivienda [para la reubicación]”, puntualizó.

LEE TAMBIÉN