El Programa de Chatarreo de la Municipalidad de Lima dio de baja esta mañana a otros 60 vehículos de transporte público con más de 20 años de antigüedad que seguían circulando por las calles limeñas.

Las unidades, entre microbuses, combis y coasters, ingresaron a la planta de chatarreo luego de que los propietarios aceptaran de manera voluntaria dejar de circular por las rutas comprendidas en el área de influencia del Metropolitano.

En la planta de chatarreo, ubicada en Huachipa, se procedió con el inventario de las piezas, la separación de las autopartes y el motor, así como el retiro de los fluidos (restos de combustible, aceite, líquido de frenos, entre otros). Acto seguido, se procedió con el corte y trituración del chasís.

Roxana Rocha, directora de Protransporte, entregó los cheques simbólicos a cinco transportistas que recibieron incentivos de entre 4 mil y 10 mil dólares, por participar en el Programa de Chatarreo y sumarse a un proceso eficiente de transporte urbano sostenible.

La funcionaria indicó que en lo que va del año se han chatarreado 136 vehículos, con una inversión que superan los 662 mil 500 dólares. Asimismo, se logró reducir 4,556 toneladas de contaminación por CO2.