Redacción EC

Una cantina sin licencia de funcionamiento ni servicios higiénicos, y que vendía licor adulterado, fue cerrada por la Gerencia de Fiscalización de la Municipalidad de Lima. El establecimiento funcionaba impunemente en el Jr. Angaraes 586, , cerca del , inaugurado recientemente en el barrio de .

Según informó la comuna, además de la clausura y decomiso del licor, así como de artefactos y máquinas tragamonedas sin permiso, los propietarios del bar fueron multados con S/.3.800.

Susel Paredes, gerenta de Fiscalización de Lima, explicó que el local también carecía de certificado de Defensa Civil.