Renzo Giner Vásquez

La lleva a las personas a un nivel insospechado de vulnerabilidad. Ahora, si al temor natural al virus y el impacto económico que viene provocando se le suma estar lejos de la patria sin recibir respuestas claras de las autoridades, es casi inevitable que la desesperación se apodere de uno.

MIRA: Coronavirus Perú: grupo de venezolanos se ganan la vida durante cuarentena limpiando carros en los semáforos

Esta es la situación que vienen afrontando 35 mil venezolanos en el mundo, 130 de los cuales están en el Perú. Ellos están a la espera desde el 16 de marzo, cuando se decretó el cierre de las fronteras.

En estos casi cinco meses se han realizado dos viajes de repatriación de peruanos desde Venezuela, en el que pudieron traer a 156 personas. Las aeronaves retornaron vacías, pese a los pedidos de los varados.

—Espera interminable—

El 10 de marzo, Paulo Méndez vino al Perú para participar de un congreso de organizaciones no gubernamentales e impulsar el trabajo que desarrolla junto a diversas entidades enfocadas en proyectos de ayuda social. Debía quedarse una semana. Hoy cumple 144 días acá.

La encargada de alguna acción de retorno es, en este caso, la representación consular de Nicolás Maduro. Y no hicieron ningún llamado durante los primeros días. A raíz de nuestra presión activaron un correo donde debíamos registrarnos”, cuenta Méndez, quien se ha convertido en el vocero de 85 venezolanos en una situación similar a la suya.

En estos cuatro meses y medio, no han recibido ayuda de la sede diplomática para su alojamiento, alimentación o medicamentos.

Paulo Méndez venía al Perú por una semana y ya lleva 144 días varado aquí. En este tiempo se ha convertido en el vocero de un grupo de 85 de sus compatriotas en la misma situación. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
Paulo Méndez venía al Perú por una semana y ya lleva 144 días varado aquí. En este tiempo se ha convertido en el vocero de un grupo de 85 de sus compatriotas en la misma situación. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)

Por el mismo problema político de Venezuela tenemos dos representaciones. Por eso hablamos también con el embajador [Carlos] Scull [representante de Juan Guaidó], pero no tiene la potestad de programar un vuelo porque no manejan el espacio aéreo”, explica.

En medio de sus pedidos, el régimen chavista organizó un vuelo el 8 de mayo como parte del plan Vuelta a la Patria. La cancillería peruana envió la lista de 85 varados. Sin embargo, fuentes de esta entidad indican que la lista no fue tomada en cuenta porque en Caracas pensaban que había sido elaborada por el equipo de Guaidó.

Recibí un pedido de este grupo, le pedí a la cónsul Vivian Alvarado [representante del régimen chavista en el Perú] que los embarquen en el vuelo de la empresa Estelar. Ellos no los quisieron embarcar porque ya tenían una lista elaborada”, dijo a El Comercio el embajador Jorge Méndez, Director General de Comunidades Peruanas en el Exterior y Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El plan de vuelo realizado por la aerolínea estatal Conviasa indicaba que 250 venezolanos deberían abordar el avión, sin embargo fuentes confidenciales informaron a este Diario que cerca de 50 pasajeros dieron positivo a la prueba de Covid-19 y no les fue permitido abordar.

El 8 de mayo, el Gobierno Venezolano organizó el útlimo viaje de Vuelta a la Patria, un programa iniciado el año pasado. La lista de abordaje consideraba a 250 venezolanos, pero más de 50 de ellos fueron dejados a su suerte en la pista de aterrizaje tras dar positivo a Covid-19. Además, se rechazó abordar a los varados. (Foto: Gobierno de Venezuela)
El 8 de mayo, el Gobierno Venezolano organizó el útlimo viaje de Vuelta a la Patria, un programa iniciado el año pasado. La lista de abordaje consideraba a 250 venezolanos, pero más de 50 de ellos fueron dejados a su suerte en la pista de aterrizaje tras dar positivo a Covid-19. Además, se rechazó abordar a los varados. (Foto: Gobierno de Venezuela)

A los que dieron positivo no los dejaron subir al avión. Hasta ahora siguen en el Perú. Los dejaron tirados en la pista de aterrizaje, los autobuses no los quisieron embarcar, fue una tragedia. Los dejaron a su suerte, se desentendieron”, asegura la misma fuente que añade que este grupo tuvo que ser atendido por autoridades peruanas y miembros de la oficina de la ONU para refugiados, Acnur.

Mientras tanto, los varados han debido buscar la forma de sobrevivir. Méndez tuvo que buscar donaciones. Luego consiguió que amigos y familiares le enviaran dinero desde Venezuela para conseguir dónde quedarse.

Ya me he mudado cuatro veces en este periodo. Todos los aportes han sido de organizaciones no gubernamentales, como iglesias y la Conadeh que ayudó a los más vulnerables. Yo he recibido apoyo a través de mercados, una iglesia llamada Alianza Cristiana nos donó víveres también. Ahora me he juntado con otros dos compatriotas varados para rentar un espacio, eso nos permite economizar muchas cosas”, explica.

Paulo Méndez se ha juntado con otros dos venezolanos varados para poder rentar un departamento en el que quedarse hasta que logren retornar a su país. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
Paulo Méndez se ha juntado con otros dos venezolanos varados para poder rentar un departamento en el que quedarse hasta que logren retornar a su país. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)

El 12 de mayo, un vuelo chárter repatrió a 38 peruanos y 6 venezolanos residentes en el Perú desde Caracas. El avión de la aerolínea Estelar regresó vacío a Venezuela. El 21 de julio, otro vuelo trajo 70 peruanos y 42 venezolanos más. Los varados en el Perú tuvieron conocimiento de este último vuelo desde 25 días antes, pero pese a haber solicitado retornar en él y recurrido a diversas autoridades tanto peruanas como venezolanas, el avión regresó con solo seis pasajeros: cuatro caminantes que sobrevivieron del atropello en Barranca y dos funcionarios de la embajada chavista en Lima.

Este Diario se comunicó con Vivian Alvarado, cónsul del régimen chavista en el Perú. “Nosotros establecimos una comunicación directa con los varados, no es un tema manejable en la opinión pública hasta que no tengamos fecha de un posible vuelo programado y organizado por nosotros”, señaló y se comprometió a contactarnos “cuando tengan información concreta sobre algún vuelo de regreso, repatriación o la reactivación del programa Vuelta a la Patria”.

—Éxodo inverso—

No todos han decidido seguir esperando, muchos emprendieron el regreso a Venezuela por la peligrosa ruta terrestre. “Tenemos registro de al menos cinco personas de nuestro grupo que se han ido así. Eso se ha prestado para estafas y elevar el riesgo”, asegura Méndez.

Cientos de migrantes venezolanos en el puente Rumichaca, frontera entre Ecuador y Colombia. Esta es una de las tres fronteras que los migrantes deben atravesar en su travesía hacia Perú, ahora el Covid-19 ha obligado a que muchos hagan el mismo recorrido pero de vuelta a Venezuela. (Foto Elias Levy Benarroch / EFE)
Cientos de migrantes venezolanos en el puente Rumichaca, frontera entre Ecuador y Colombia. Esta es una de las tres fronteras que los migrantes deben atravesar en su travesía hacia Perú, ahora el Covid-19 ha obligado a que muchos hagan el mismo recorrido pero de vuelta a Venezuela. (Foto Elias Levy Benarroch / EFE)

El Comercio conversó con una de estas personas que viajó de esa forma, y que pidió mantener su identidad bajo anonimato por temor a que el régimen de Maduro tome represalias.

La mujer y su esposo llegaron al Perú el 23 de febrero para asistir al nacimiento de su nieto. Planeaban quedarse un mes, pero el cierre de fronteras los obligó a quedarse en el país hasta el 6 de junio. Ese día decidieron contactar a una persona que ofrecía regresar a Venezuela por tierra. La travesía incluyó cruzar ilegalmente las fronteras con Ecuador, Colombia y Venezuela, duró 14 días y costó US$2.370 en total.

ESCUCHA EL TESTIMONIO EN PODCAST

Lo que nos preocupa es que Maduro declaró a los retornados como armas bioterroristas. Ya tenemos muchísimas denuncias de violaciones de derechos fundamentales de retornados al país”, señaló Carlos Scull.

Sobre el señalamiento como armas bioterroristas, Scull se refiere a las diversas declaraciones brindadas por Nicolás Maduro desde finales de mayo en las que asegura que el Gobierno de Colombia está enviando a personas infectadas de Covid-19 para propagar el virus en Venezuela.

Se le consultó a una fuente de la representación consular del régimen venezolano si eso era un impedimento para la repatriación de los varados acá, pero respondió “en el caso del Perú, no”.

Por otro lado, sobre el apoyo que han brindado a los varados, el representante de Guaidó señaló que “hemos buscado mecanismos para ayudar a los varados pero ya tenemos un precedente: nuestra embajada de Estados Unidos organizó un vuelo para venezolanos varados allá y cuando se tenía todo listo el régimen de Maduro no dio permiso para que ese avión aterrice”.

Dentro de los planes de retorno, se sugirió desde la cancillería peruana un corredor terrestre que pase por Ecuador y Colombia hasta Venezuela. El Gobierno Colombiano expresó su preocupación debido a que Caracas ha restringido el ingreso de venezolanos desde su frontera.

El número de personas que pueden entrar desde Cúcuta se ha limitado a 100 por día desde hace un mes. Muchas familias en desesperación intentan entrar por caminos alternos controlados por grupos narcoparamilitares que cobran altas sumas de dinero”, advierte Scull. “En la frontera hay miles de personas. La mayor cantidad de personas que están entrando de Colombia vienen contagiadas, por el mismo hacinamiento. Por eso los medios oficialistas dicen que el Gobierno Colombiano quiere enviar contagiados a Venezuela”.

VIDEO RECOMENDADO

América Latina debe controlar pandemia de coronavirus para poder reactivar su economía, advierten Cepal y OPS (AFP).

TE PUEDE INTERESAR