Corredor azul: renuncia de empresa supondría retroceso
Corredor azul: renuncia de empresa supondría retroceso
Redacción EC

Luis Maraví, director del consorcio TGA, que opera en el , advirtió hoy que podrían perder la inversión realizada y que todo el transporte en dicha vía volvería a ser un caos si la Municipalidad de Lima acepta la renuncia de la empresa Santa Cruz, del mismo consorcio.

Santa Cruz S.A. envió una iniciativa de renuncia a la Gerencia de Transporte Urbano (GTU) de dicha comuna argumentando que operar en el referido corredor no le resulta rentable sino que le ha generado pérdidas por S/. 3 millones. Por eso, la firma buscará recuperar su antigua ruta, de Carabayllo hasta Villa María del Triunfo, para poder pagar las deudas que ahora tiene.

Maraví recordó que Santa Cruz es solo una de las 32 empresas que conforman el consorcio TGA. Pero, añadió, si se le acepta la renuncia y recupera su antigua ruta de transporte, la Municipalidad de Lima tendría que devolver sus rutas a todas las empresas integrantes del consorcio TGA, lo cual causaría un caos en la ciudad.

"Es imposible que se permita el retorno a la situación anterior porque existe un contrato firmado. Tendrían que devolvernos las rutas a todos, sería retroceder y se perdería la inversión que se ha hecho y todo sería un desmadre", comentó.

Maraví admitió que el servicio que se presta en el llamado corredor azul tiene aún deficiencias pero remarcó que su puesta en marcha ha permitido una reducción en la incidencia de accidentes.

El dirigente mencionó que uno de los grandes problemas que sufren los consorcios del corredor es la impuntualidad de los pagos por parte de la comuna limeña, que debería hacerse cada semana y, sin embargo, a veces se efectúa cada dos meses.

Explicó que el dinero que ingresa por los pasajes es recogido por una empresa encargada del recaudo, la que lo deposita en una entidad bancaria y es la Municipalidad de Lima la que debe dar la orden para que se le pague al consorcio.

PROBLEMAS FINANCIEROS

En ese sentido, dijo comprender la situación de la empresa Santa Cruz, que presentó ante la Gerencia de Transporte Urbano de Lima, su iniciativa de renuncia.

"Todas las empresas tienen compromisos con el sistema financiero. Deben pagar cada 30 días pero recién pagan a los 60 o 70 días, lo que les genera sobrecostos. Las empresas estamos al límite porque tenemos que financiar el pago de planillas y la compra de combustibles", anotó.

Según anotó, la empresa Santa Cruz debió presentar su iniciativa de renuncia ante el directorio del consorcio y no ante la GTU, que no tiene competencia para decidir.

PIDEN DIÁLOGO CON CASTAÑEDA

Ante esta situación y en busca de una solución a esa serie de problemas, el consorcio TGA está cursando una carta al alcalde Luis Castañeda Lossio, pidiendo el diálogo ya sea con él personalmente o con alguien que él designe y que tenga capacidad de decisión suficiente.

"Ojalá el alcalde Castañeda Lossio acepte como padre de la criatura, ya que durante su anterior gestión municipal se diseñaron los corredores viales, que comenzaron a implementarse en el periodo de Susana Villarán", señaló.

Maraví lamentó finalmente que debido a la situación económica de las empresas de transporte, el sistema financiero  se niegue a seguir apoyando con créditos la renovación de los buses para operar otros corredores como el de la Panamericana.

"Es lógico que se piense que si no pagamos los préstamos obtenidos para el corredor de la avenida Arequipa, con qué dinero pagaríamos los créditos que se nos concederían para operar en el eje de las Panamericanas", indicó finalmente.

Por el corredor vial Tacna-Garcilaso-Arequipa operan dos consorcios formados cada uno por distintas empresas: el consorcio TGA y el consorcio Arequipa.