Corredor Javier Prado: consorcios pierden al mes S/.2 millones
Corredor Javier Prado: consorcios pierden al mes S/.2 millones
Redacción EC

La incertidumbre para los transportistas que se adjudicaron rutas en los cinco corredores complementarios se acentuó el miércoles pasado tras el ultimátum que dio Pro Transporte: los contratos de los corredores azules Tacna-Garcilaso-Arequipa y Javier Prado-La Marina (que funcionan en etapa de prueba) serán anulados si al 31 de marzo si los concesionarios no cumplen una serie de requisitos para la preoperación.

Pero, ¿qué tanto ha avanzado Pro Transporte para cumplir con su parte del contrato?

En conversación con El Comercio, representantes de cuatro corredores (Javier Prado, Carretera Central, Panamericana y San Juan de Lurigancho) señalaron que hay responsabilidades contractuales que la gestión municipal deja de lado. Por ejemplo, los operadores de Javier Prado tienen pérdidas de S/.2 millones al mes porque siguen compitiendo con 118 rutas tradicionales.

“Trasladamos 30 mil pasajeros al día cuando estaba proyectado que sería el doble en fase de prueba”, afirmó Ángel Mendoza, del consorcio Expreso Javier Prado. Según él, la municipalidad no fiscaliza que no ingresen las primeras 11 rutas que fueron retiradas el año pasado, ni ha ejecutado la orden que dejó la anterior gestión para sacar otras siete a inicios del 2015.

Pro Transporte planea asumir esta y otras obligaciones recién el 31 de marzo. “Antes, no puedo quitar buses [de las rutas tradicionales] porque simplemente no hay suficientes buses [de la concesión] para atender la demanda”, argumentó su asesor jurídico, Raúl Fernández.

“El contrato señala que debe haber coordinación entre Pro Transporte y GTU para el retiro de las rutas. Y eso no se ejecuta de la noche a la mañana, sino previa notificación. ¿Cuándo lo harán? ¿El mismo 31?”, cuestionó Héctor Vargas, del consorcio Inka Bus-Carretera Central.

PROCESO SIN GARANTÍAS

Faltan cinco semanas para el inicio de la preoperación y los consorcios ya reúnen casi todas los requisitos como contar con patios de maniobras, colocar a los choferes en planilla y poseer cartas-fianzas. Solo les falta la transferencia de propiedad vehicular.

Luis Maraví, del consorcio Panamericana S.A., explicó que ese es el mayor inconveniente, pues la mayoría de vehículos están en ‘leasing’; es decir, el banco mantiene la propiedad del bus hasta que se termine de pagar el crédito. No obstante, Ángel Mendoza, de Javier Prado, sostuvo que si bien podrían acreditar la propiedad de toda la flota requerida para la preoperación, corren el riesgo de más pérdidas económicas, pues los buses no podrían prestar servicio hasta que no se retire la competencia.

Los transportistas advierten que el silencio del alcalde Luis Castañeda sobre la continuidad de los cinco corredores complementarios genera desconfianza en los bancos y, por ende, se niegan a otorgar las cartas-fianza a los operadores que faltan firmar contrato para los otros tres corredores complementarios (Panamericana, Carretera Central y San Juan de Lurigancho).

Lee la nota completa en nuestra EDICIÓN IMPRESA