La guerra del centavo III: el futuro de los corredores y combis
La guerra del centavo III: el futuro de los corredores y combis
Camila Bozzo

En el sistema de rige el modelo comisionista afiliador. Lima es la única capital de la región en la que aún subsiste este modelo.

La reforma del transporte de la gestión buscó pasar del modelo comisionista a un esquema de gestión empresarial, a través del Sistema Integrado de Transporte (SIT). Este contempló la creación de 5 corredores complementarios y 12 corredores de integración (en total cubrirían el 70% de la demanda), y su integración con el resto de servicios de transporte público. El proceso de diseño e implementación, sin embargo, no estuvo libre de deficiencias.

El alcalde Castañeda declaró en marzo que “la reforma del transporte [de Villarán] es una gran mentira”. A pesar de estas declaraciones y de las idas y venidas de la municipalidad, esta confirmó la semana pasada que dará continuidad al esquema de corredores complementarios. 

1. Corredores complementarios
Tras meses de incertidumbre, la directora de Pro Transporte, Roxana Rocha, confirmó que esta gestión va a continuar con la implementación de todos los corredores complementarios y de integración.

Los cinco corredores complementarios –1) Panamericana Norte y Sur; 2) Javier Prado; 3) Tacna-Garcilaso-Arequipa (TGA); 4) San Juan de Lurigancho-Brasil (SJL); y 5) Carretera Central– se dividieron en 49 paquetes de licitación que representan 176 rutas y cinco millones de viajes. Estos paquetes se licitaron y adjudicaron durante la gestión anterior, sin embargo, 11 se anularon por no contar con la opinión favorable del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), como lo establece la Ley de Asociaciones Público-Privadas.

La licitación de los corredores TGA y Javier Prado se completó y se firmaron los contratos con los consorcios ganadores durante la gestión anterior. Sin embargo, debido a que estos aún no completan todos los requisitos establecidos en el contrato (flota de buses completa y/o patios terminados), están negociando con la comuna la fecha de inicio de la etapa de preoperación (actualmente están en etapa de prueba). Por lo pronto, se ha llegado a un acuerdo con los consorcios de Javier Prado, que comenzarán a preoperar el 1 de julio. 

Con respecto a los paquetes que corresponden a los otros tres corredores, existen distintos escenarios: consorcios con contratos firmados, que están reuniendo los requisitos para iniciar la preoperación;  consorcios con la adjudicación de la buena pro pero que aún no firman contrato, y que en muchos casos, están solicitando las cartas-fianza de fiel cumplimiento y de chatarreo exigidas por la municipalidad para la firma del contrato. Según Rocha, la comuna está a la espera de que cumplan con estos requisitos para continuar el proceso. Finalmente, consorcios que no se acercaron a la suscripción del contrato en marzo, por lo que se declaró nula la adjudicación. La asesora municipal afirma que la comuna va a convocar una nueva licitación en la que podrán participar los consorcios desestimados la primera vez. 

Incertidumbre en la implementación
Los representantes de los consorcios Carretera Central, Panamericana y SJL alegan que la poca claridad de la municipalidad ha generado desconfianza en el sector financiero. Algunos se han visto impedidos de conseguir las cartas-fianza mientras que otros han tenido dificultades para obtener financiamiento y así comprar la flota de buses. Los consorcios del corredor TGA  se quejan de la ausencia de inspectores municipales durante la noche, ya que entran unidades de transporte regular y vehículos piratas que compiten deslealmente.

También afirman que la falta de implementación del sistema de recaudo electrónico genera largas colas. Este fue adjudicado a la empresa Graña y Montero (GM) durante la gestión Villarán, pero fue declarado nulo por la gestión actual por no contar con el visto bueno del MEF antes de la firma del contrato. Rocha sostiene que no se van a pronunciar sobre el tema hasta que se resuelva el recurso de apelación presentado por GM.  

2. Transporte regular de pasajeros
En febrero se publicó la Ordenanza 1876 que propone reformar el sistema de rutas de transporte regular de personas (coasters, combis, etc.).

Renovación de rutas 
La norma dispone la renovación automática de las autorizaciones de servicio a los vehículos de las 414 rutas de pasajeros en Lima, hasta el 30 de junio del 2015. Para esta fecha las empresas de transporte deberán adecuarse a los requisitos de la Ordenanza 1599 (publicada durante la gestión anterior), es decir, deberán tener a sus conductores y cobradores en planilla, ser dueños de la flota, tener un área de administración dentro de la empresa y una zona de estacionamiento. De cumplir con los requisitos, sus licencias serán renovadas por tres años, de lo contrario, sus unidades serán retiradas de circulación. 

Expertos en transporte consultados por este Diario coinciden en que el plazo fijado por esta gestión para que las empresas cumplan con los requisitos es inviable y que es difícil que las combis salgan de circulación en la fecha fijada. Además, coinciden en que la ordenanza representa un retroceso en el proceso de salida de las combis.

Los representantes de los consorcios de los cinco corredores alegan que la renovación contraviene la implementación de los corredores, pues las rutas renovadas se superponen (en un 50%) a sus rutas, cuando ellos tienen el derecho a la exclusividad sobre estas vías. 

El Comercio intentó conversar reiteradamente con la gerenta de Transporte Urbano (GTU) de la municipalidad, Fanny Eto, para que explique los detalles de la propuesta, pero no obtuvo respuesta. 

Características e implementación
El sistema de rutas será implementado en un año, según estipula la ordenanza. El municipio ha elaborado un cronograma con los plazos del diseño e implementación del nuevo sistema. Sin embargo, no existe claridad sobre los detalles de su ejecución.

La norma establece que el diseño operacional de este nuevo sistema de rutas se realizará de mayo a octubre del 2015 y la aprobación del plan de rutas de octubre a noviembre del mismo año. Pero por otro lado, la ordenanza da a las empresas de transporte hasta el 30 de junio del 2015 para adecuarse a los requisitos mencionados y así seguir operando. No queda claro cómo es que la comuna exige a los transportistas el cumplimiento de los requisitos para junio si para ese entonces el nuevo plan de rutas no va a estar diseñado ni aprobado.  

Tampoco queda claro si se van a retirar efectivamente las rutas que no cumplan con los requisitos en junio o si seguirán operando por tres años; así como qué pasará con las rutas renovadas que se superponen a las de los corredores. 

Estudio de demanda
Para hacer el diseño operacional del sistema de rutas, la ordenanza exige a las empresas de transporte que realicen su propio estudio de embarque y desembarque de pasajeros en la ruta que operan. Con dichos estudios, la GTU realizará el diseño operacional del sistema de rutas que forman parte del servicio de transporte regular. Sin embargo, expertos coinciden en que es necesario que una institución técnica e independiente realice un estudio que englobe la demanda de Lima, no solo las rutas del transporte regular. Solo así se podrá diseñar un plan integral de transporte en la ciudad.

3. Infrecciones
 La gestión actual ha endurecido las sanciones en los casos de vehículos que causen accidentes. Además, ha extendido las sanciones a las empresas de transporte cuando los conductores de sus unidades sean infractores reincidentes.

4. Taxis y chatarreo 
Este Diario no pudo conocer los planes de la comuna con respecto al servicio de taxis, ya que no se obtuvo respuesta de la GTU. 

Tampoco pudo conocer detalles de los planes de chatarreo. Sin embargo, Roxana Rocha sostiene que si bien tienen un fondo de chatarreo, van a solicitar apoyo al Gobierno Central para avanzar más en este aspecto.