Metro de Lima: expropiarán 498 predios para obras de Línea 2
Metro de Lima: expropiarán 498 predios para obras de Línea 2
Paolo Rivas Legua

Con la línea 2 del Metro de Lima se podrá llegar de Ate al Callao en 45 minutos, recorrido que hoy demora dos horas aproximadamente en transporte público. La obra beneficiará a más de 600 mil personas diariamente. Su primer tramo –del Mercado de Santa Anita hasta la Vía de Evitamiento– se construye desde mayo.

Esta etapa inicial (tramo 1A) ha requerido la expropiación de 75 terrenos públicos y privados. Para los siguientes períodos, se ha calculado que será necesario expropiar 313 predios privados y 110 públicos de Lima y Callao, lo que en la práctica implicará el retiro de viviendas, negocios e infraestructura pública.

Tres puntos en el recorrido de la línea 2 serán los más afectados por este proceso: el cruce de la avenida 28 de Julio con la línea 1; los cruces de Paseo Colón, jirón Washington y la avenida Wilson con la línea 3 del metro y con el metropolitano; y la intersección de la avenida Óscar R. Benavides, en el Callao, con la línea 4 del metro de Lima. 

En el caso de la estación 28 de Julio, unas 120 familias se han manifestado en contra de las obras, tras ser notificadas sobre la expropiación de sus viviendas. Por ello, se han organizado para exigir cambios en la ruta y que esta se aleje de sus inmuebles.

El problema de la propiedad

En el marco de las facultades delegadas por el Congreso al Ejecutivo, este mes fue emitido el Decreto Legislativo 1192, que aprueba la ley marco de adquisición y expropiación de inmuebles y liberación de interferencias para obras de infraestructura, para unificar normas sobre el particular y establecer disposiciones para agilizar estos procesos.

Con esta nueva ley, la entrega de terrenos e inmuebles para las construcción de obras de infraestructura de gran envergadura en la ciudad se simplificará. Así, proyectos como la línea 2 no se verán retrasados por resoluciones del Poder Judicial, para regularizar la propiedad de los predios en cuestión. Ello sucede en casos en que los terrenos o sus propietarios no están debidamente inscritos ante Registros Públicos.

“Esta situación tiene dos caras. Por un lado, existen titulares que vendieron sus viviendas y que aún figuran como propietarios en Registros Públicos. Por otro, algunos compraron sus predios mediante escritura pública pero han olvidado registrar su derecho”, explicó María del Carmen Martínez, jefa de la Oficina de Asesoría Legal de la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE). 

Con la nueva ley, el Estado puede continuar con la expropiación aun ante problemas con la identificación del titular de una propiedad.

Esta norma también permite pagar indemnizaciones que contemplen la valoración de las mejoras realizadas en los predios a quienes, sin ser propietarios, demuestren posesión de una vivienda por más de 10 años.