Redacción EC

ENRIQUE VERA
Redactor de Sociedad

persisten en la mayoría de estaciones del , operadora del . Decenas de familias se han visto sorprendidas porque ya no pueden utilizar una sola tarjeta para que cada uno de sus miembros acceda al servicio. La mayor parte de las quejas ha sido por este motivo, pero también hay usuarios que indican que la compra de nuevas tarjetas excede los 5 minutos y es "caótica e indignante".

El gerente de Atención al Cliente de la Línea 1 del Metro de Lima, Rodrigo Fernández de Paredes, informó a El Comercio que conoce de las , en las estaciones Grau y Gamarra principalmente, pero calculó que solo el 1% del total de clientes que diariamente usan el servicio (130 mil en promedio) aún no actualiza o compra las nuevas tarjetas.

La gerencia que encabeza contabilizó a inicios de enero un 99% de usuarios ya había realizado la migración de sus tarjetas antiguas a las personales, que serán compatibles con el sistema a implementarse en el Tramo 2 (desde Grau hasta Bayóvar en San Juan de Lurigancho, a iniciarse este año)

“Lo que más nos llama la atención son las acusaciones de que la Línea 1 no informó. Hicimos una campaña intensa desde noviembre con personal en las estaciones así como en la página web. No entiendo por qué hay gente que no escuchó o no recibió la comunicación”, indicó el gerente a este Diario.

Sin embargo, admitió que en los dos meses de información ofrecida no se puntualizaba que iba a empezar desde el 11 de enero. Ello, dijo, recién se precisó desde los primeros días de enero. “El concedente (Ministerio de Transportes y Comunicaciones) nos comunicó que ya habían terminado los trabajos de actualización y quedó todo listo en enero. Que estábamos listos para hacer el corte y avisamos a la gente un par de semanas antes sobre el cambio programado para el 11”.

Ese ha sido otro punto de quiebre que ha dado pie a las protestas. Así como los reclamos apuntan al uso de tarjetas personales, los clientes también rechazan no haber tenido claro que desde el sábado último empezaba el cambio. "Siempre uso el servicio y hoy no puedo embarcarme con mis dos hijos. No nos avisaron, esto es indignante", afirmó hoy el usuario Felipe Castro en la Estación Gamarra.

El funcionario estimó que ese 1% pendiente de actualizar sus tarjetas corresponde a un total de 130 mil viajes por día. El lunes, día en que ocurrieron las protestas más fuertes, al Metro de Lima llegaron unos 130 reclamos por escrito. La mayoría de estos, precisamente, daba cuenta de una falta de precisión en el día que se iba a iniciar la reciente forma de cobros.

"NO HABRÁ MARCHA ATRÁS"
Fernández de Paredes agregó que así como han llegado a su oficina un centenar de quejas por la modificatoria, también aglutina los reclamos de pasajeros que ya sacaron la tarjeta vigente sobre quienes aún no la tienen y "se paran en los torniquetes con S/.1,50 en mano pidiendo que los dejen pasar". “Hagan algo con los gorreros, nos decían. Ese vicio se daba muy seguido y a la larga atentaba contra la seguridad del buen pasajero”.

No obstante, refirió que un cliente sí puede ceder su tarjeta a otro usuario pero será su responsabilidad cualquier inconveniente en el uso del servicio. “El tema seguirá adelante. A las buenas o a regañadientes la gente está comprando su tarjeta. Si hay algo que reforzar, redoblaremos y triplicaremos los mensajes comunicacionales en los trenes y estaciones”.

¿HAY UN AFÁN LUCRATIVO?
De manera tajante también se ha atribuido esto al Metro de Lima, pero Fernández de Paredes aseguró que no. Que la modificatoria en la recaudación por tarjeta comprada de pasajes responda a un afán lucrativo del Metro de Lima, a su juicio, no tiene sentido. Señaló que los ingresos solo cubrirán costos y enfatizó además que no hay una urgencia en captar más usuarios pues "Línea 1 recibe pago del Estado por kilómetro recorrido y no por cliente".