Los restos óseos de una persona, sepultada hace mil años junto a diez perros y dos cuyes, fueron hallados en la huaca El Rosal 20A, ubicada en la zona arqueológica del Parque de las Leyendas

Lucenida Carrión, jefa de Arqueología del Parque de las Leyendas, dijo que con este hallazgo –que se suma a los más de cien esqueletos desenterrados la semana pasada– se infiere el papel de guía y alimento en la otra vida dado a los animales.

El enterrar perros no era una costumbre inusual en los antiguos peruanos. En el norte chico hay evidencias de cementerios de perros y el Señor de Sipán, antiguo gobernante mochica, fue enterrado junto a un can. En el caso Ychma, los expertos opinan que los cánidos fueron parte de un ritual.

TAGS RELACIONADOS