(Foto: GEC)
(Foto: GEC)
Hernán Medrano Marin

A poco de que el alcalde cumpla 14 meses en la Municipalidad de Lima, la última encuesta de El Comercio-Ipsos muestra que el burgomaestre cuenta con el apoyo del 47% de limeños, apenas un punto porcentual menos que la medición anterior.

Si bien es cierto que la aprobación a la gestión del alcalde sufrió una caída de un punto porcentual respecto a enero, hay que tomar en cuenta que el margen de error de la encuesta es de +/- 4,4%.

El estudio, realizado entre el 12 y 14 de febrero, también muestra que su desaprobación se mantiene en 43%. En enero del año pasado, desde que asumió la alcaldía metropolitana, Jorge Muñoz arrancaba con solo el 14% en contra. En 14 meses de gestión, el rechazo creció 29 puntos porcentuales.

La mayor elevación de su desaprobación se registró en noviembre del año pasado, cuando alcanzó 38% luego de tener 23% el mes anterior.

Arranque prometedor

Muñoz iniciaba su periodo como alcalde de Lima, a inicios del 2019, con la aprobación mayoritaria de la población capitalina. El dos veces burgomaestre de Miraflores alcanzó en su primer mes una aprobación del 60%. Comparado con sus antecesores, Muñoz gozaba de una de las cifras de apoyo más altas en apenas el inicio de su gestión.

Al inicio de su gestión, la aprobación de Muñoz era del 60%. (Foto: Eduardo Cavero/ El Comercio)
Al inicio de su gestión, la aprobación de Muñoz era del 60%. (Foto: Eduardo Cavero/ El Comercio)

Vale recordar que Luis Castañeda tuvo 68% en enero del 2015, mientras que Susana Villarán alcanzó un 46% de aceptación a inicios del 2011. Eso sí, en el caso de Castañeda, su tercer periodo lo terminó con el 78% de desaprobación.

Análisis

La encuesta muestra que los niveles socioeconómicos A (57%) y B (53%) son los que más aprueban la gestión de Jorge Muñoz. Asimismo, los jóvenes son el grupo etario (de 18 a 24 años) que más acepta al burgomaestre (56%).

El analista político y director del grupo Fides Perú, Jeffrey Radzinsky, indicó que a pesar de que existe una ligera caída en la aprobación del alcalde capitalino, se continúa registrando una aprobación por parte de los distritos de clase alta y media alta, algo que ocurrió desde la campaña electoral.

“A fines del 2019 había 11 puntos de distancia entre los que aprobaban y desaprobaban la gestión y ahora esta brecha se reduce a cuatro. Sin embargo, se sigue manteniendo una aprobación mayoritaria en los distritos de clase alta y media alta. En tanto, no logro identificar una acción concreta que haya ayudado a fortalecer su vínculo (de Muñoz) con el sector joven”, señaló.

Otro dato interesante de la encuesta es que un 34% de personas del nivel socioeconómico E eligió como respuesta el “no precisa”. “Esto quiere decir que hay mucha gente que no tiene ni idea de lo que está haciendo el alcalde. Es una mezcla de desafección y de no tener idea. Es una cifra bastante alta en este segmento”, sostuvo el especialista.

Índice de aprobación

Si bien la cifra de aceptación continúa a la baja, 47 unidades porcentuales aún no refleja una alta desaprobación para una autoridad en su segundo año. Una explicación que ensaya Radzinsky es que la mayoría de limeños percibe mejor a Muñoz que a sus antecesores.

“A Muñoz le pueden criticar muchas cosas, pero no tiene una imagen de deshonesto. Eso le juega a favor. La gente sigue repitiendo que los principales problemas que le preocupan son la inseguridad ciudadana y la corrupción. Al tener antecesores presos y contar con una imagen, hasta donde se le conoce honesta, representa para él un activo político fuerte”, explicó.

En cuanto al índice de desaprobación, el cual ha ido incrementándose en los últimos meses, Radzinsky sostiene que se debe, entre otras razones, a la falta de identificación con una bandera u obra emblemática.

Uno de los pendientes identificados en la gestión de Muñoz es la falta de identificación con una bandera u obra emblemática. (Foto: Hugo Curotto/GEC)
Uno de los pendientes identificados en la gestión de Muñoz es la falta de identificación con una bandera u obra emblemática. (Foto: Hugo Curotto/GEC)

“La gente todavía no ha logrado identificar al alcalde de Lima con una gran bandera, obra, servicio o acción puntual. La ciudadanía espera que luego de 14 meses en el sillón municipal Muñoz sea identificado con algún punto fuerte que permita empezar a consolidar su gestión. Eso está todavía pendiente”, dijo.

El experto señala que esto genera en las personas una percepción de inacción por parte de la gestión municipal para resolver los principales problemas que aquejan a Lima, además de desconfianza hacia su autoridad.

“Lo que le falta a Muñoz es tener banderas que calen con las grandes mayorías de una ciudad tan enorme como Lima. Porque este estereotipo de estar más relacionado a las clases altas le dificultará tener una identidad más potente con los sectores mayoritarios", anotó.

Principales hitos

  • Panamericanos:

A mediados del año pasado se desarrolló en el país los Juegos Panamericanos Lima 2019. La puesta en escena de este evento fue reconocido por la mayoría de limeños, viéndose reflejado en la aceptación de la gestión municipal capitalina en el mes de agosto (59%), a pesar de que la realización de este gran certamen deportivo trascendió a la competencia de la .

Sin embargo, este hito estuvo lejos de convertirse en una bandera de la gestión de Jorge Muñoz, ya que en los siguientes meses se registró una baja en el porcentaje de aprobación.

  • Peajes:

Este tema generó réditos por dos cosas. “Primero porque la gente prefiere no pagar y segundo porque la renegociación de los peajes representa un enfrentamiento contra la corrupción, algo que la gente saluda”, dijo Radzinsky.

El año pasado el burgomaestre de Lima gestionó la nulidad de los peajes con Lamsac.
El año pasado el burgomaestre de Lima gestionó la nulidad de los peajes con Lamsac.

Pero lo cierto es que esto no es suficiente, ya que tiene que sostenerse con más acciones, pues “a la gente no le interesa en qué estadio va el arbitraje o si va haber sanciones. Su principal preocupación es si va a pagar algún peaje y cuánto va a demorarse en su traslado”.

  • ‘Pico y placa’:

Tras la implementación del plan ‘pico y placa’, en julio del 2019, la sensación de la gente que utilizaba el transporte público era que había menos tráfico y que llegaba más rápido a su destino.

“Esto se ha diluido. Creo que no tiene el peso para ser una de las grandes banderas, ya que el tránsito sigue caótico y no hay una diferencia sustancial. Yo creo que lo que la gente tomó en cuenta en ese primer momento fue que se ejecutó una acción. La gente ve con buenos ojos que se presenten ideas de solución”, opinó Radzinsky.

La implementación del plan 'pico y placa' inició en julio del 2019, contando con la aprobación mayoritaria de limeños.
La implementación del plan 'pico y placa' inició en julio del 2019, contando con la aprobación mayoritaria de limeños.

Agenda pendiente

Lo cierto es que tras 14 meses en la Municipalidad de Lima, lo apremiante para Jorge Muñoz son los resultados. Para eso debe debería establecer prioridades muy concretas en su agenda.

“Ya no le es suficiente mostrarse dialogante. Eso estuvo bien para posicionar un estilo, pero lo que le juega en contra ahora es que ya transcurrido un tiempo la gente exige resultados. La ciudadanía no percibe banderas puntuales. Creo que esa debería ser una prioridad de su gestión”, expresó el analista político.

El especialista precisó cuatro puntos en los que debería centrarse el burgomaestre: anticorrupción, autoridad, inseguridad ciudadana y transporte.

“El tema anticorrupción es transversal, toca todas las políticas públicas. Lo segundo es la autoridad, la sensación de que se hace cargo de los problemas de la ciudad. Otro punto es la inseguridad, que a pesar de que tiene que ver más con el Gobierno central, hay una arista que tiene que tocar porque es lo que más le preocupa a la gente. Ya por último pero no menos importantes está el tema de transporte. Esto es clave, " detalló.