Natalia Molina

La emblemática Plaza a la Bandera, ubicada entre los distritos de Pueblo Libre, Breña y el Cercado de Lima, continúa en trabajos de remodelación luego de dos años. La Municipalidad de Lima anunció que estos fueron retomados la semana pasada y que concluirán en octubre de este año.

Pero la nueva plaza ya debería estar concluida tras tanto tiempo y dinero invertidos. Las labores iniciadas en la gestión municipal anterior no fueron continuadas por la actual, sino que tomaron un nuevo rumbo.

Una remodelada plaza fue inaugurada en una ceremonia pública por la gestión de Susana Villarán en diciembre de 2014. Sin embargo, según la actual gestión de la Municipalidad de Lima y algunos  vecinos del sector, esta no se encontraba concluida y presentaba deficiencias. 

La plaza quedó abandonada durante varios meses generando malestar a los vecinos. ¿Por qué la nueva gestión abandonó la plaza? Según versión de la Municipalidad de Lima, la obra estaba siendo sometida a un arbitraje, por lo que no intervino antes. 

- El arbitraje -

El arbitraje fue solicitado por la empresa concesionaria Consorcio Villa debido a que la Municipalidad de Lima no canceló el monto completo del pago de la obra (de S/4'112.242.04 faltaba S/320.497.75)  aduciendo que no estaba terminada. “Cuando procedimos a resolver el contrato no se pagó ese saldo y ellos iniciaron un arbitraje”, explicó el Ingeniero Guillermo Gonzáles Criollo”, actual secretario general permanente de Invermet, que manifestó que el resultado del arbitraje fue favorable para la Municipalidad de Lima, a la que le corresponde recibir S/819.0006.62 por partidas inconclusas o mal ejecutadas. 

Según consta en la denuncia realizada por la Municipalidad de Lima, el coordinador de obras durante la ejecución de la plaza a la Bandera, Javier Morales Morales, habría permitido modificar la obra desnaturalizando la finalidad de dicho espacio (abuso de autoridad). Tampoco habría resuelto el contrato a pesar de las recomendaciones para ello ni exigido el cumplimiento de las obligaciones del contratista, según detalla el documento al que El Comercio tuvo acceso. Cabe aclarar que la denuncia todavía se encuentra en investigación fiscal. 

Tratamos de comunicarnos con funcionarios de Invermet de la gestión pasada, puntualmente con Javier Morales. Pese a que le enviamos un cuestionario de preguntas, a solicitud suya, no recibimos sus descargos.


- Partidas mal ejecutadas -

Además de que la obra no estaba concluida cuando fue presentada, según la denuncia de la actual gestión de la Municipalidad de Lima, se encontraron deficiencias en los trabajos de remodelación. El Comercio tuvo acceso al dictamen pericial solicitado por la Municipalidad de Lima a un centro de peritaje del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú. En el mismo, se busca establecer los daños a la comuna, que habrían sido causados por las concesionarias ejecutora y supervisora. 

Los resultados de la inspección física de la Plaza a la Bandera, que empezó en junio de este año, revelan además una serie de deficiencias. Una de las más importantes es el uso de desmonte como material de relleno para los jardines y no la tierra de chacra especificada. Por este detalle, según ingenieros agrónomos consultados por este Diario, el parque nunca tuvo áreas verdes. 



Además, el dictamen pericial indica que pisos de adoquín de concreto han sido mal asentados, que el piso de granito y de canto rodado fueron colocados deficientemente, entre otras fallas. 

- Cambios -

(Foto: Cortesía)

(Foto: Cortesía)

Las obras tomaron un nuevo rumbo, pues el diseño que eligió la gestión Villarán fue modificado. La comuna ha argumentado que la anterior disposición de la plaza la convertía en punto de libadores callejeros así como en un urinario, además, facilitaba el accionar delincuencial. Según declaró el ingeniero Guillermo Gonzáles Criollo, de Invermet. 

Para Hérnan Núñez, regidor de la comuna, este punto no es válido pues la modificación radical se sustenta en la supuesta queja de vecinos, pero existen diferentes posturas entre los mismos. Además, al mencionar que la inseguridad genera malestar “están reconociendo que no están cumpliendo con su función de seguridad ciudadana”, según dijo. 

Asimismo, dijo que es necesario que a pesar de que la nueva obra no se está llevando a cabo a través de una concesionaria que los nuevos gastos sean sustentados. "No basta con que digan que se retornará al 'diseño original', manifestó el regidor a El Comercio.

ACTUALIZACIÓN:

(Foto: Captura / El Comercio)

[visor:1489437:Lee aquí la respuesta de Javier Morales a nuestro diario]

Lee también: