Redacción EC

Efectivos de la unidad canina de la rescataron a un perro que cayó a un hoyo de 50 metros de profundidad ubicado en un cerro de .

La mascota, de nombre Boby, se mantuvo casi tres horas en un mínimo espacio. Desde allí dio decenas de ladridos de desesperación.

La oscuridad del lugar le jugó en contra a los efectivos policiales. El dueño del can afirmó que el incidente se produjo "porque Boby se puso a perseguir palomas".

No es la primera vez que la brigada canina de la Policía realiza este tipo de rescates. En esta ocasión, lo más complicado fue la poca iluminación del lugar del incidente.