Víctor Quispe Trujillo fue auxiliado por su esposa y trasladado al hospital de Los Olivos y luego a la clínica del Norte. Lamentablemente, falleció a los días porque la bala afectó su páncreas, hígado y colon. (América Noticias)
Redacción EC

El taxista Víctor Quispe Trujillo (52) jamás imaginó que la decisión de entrar por unos minutos a un local de San Martín de Porres para consultar por la reparación de su celular le costaría la vida, ya que fue víctima de la delincuencia.

El último jueves, el padre de familia había acompañado a su esposa, Delia Aguilar, para hacer las compras en un mercado, cuando decidió ingresar a la tienda ubicada en el cruce de las avenidas Tantamayo y Paramonga.

Al ver que no había nadie que lo atendiera, el taxista abrió la puerta sin percatarse que en el interior tres delincuentes habían reducido a la vendedora y estaban robando celulares de las vitrinas y artículos de los cajones.

Uno de los hampones avizora al hombre y lo detiene cerca de la puerta. Tras un breve diálogo, el hombre se da cuenta que está en medio de un asalto y trata de reaccionar, pero los delincuentes le dispararon en el abdomen durante su huida.

Quispe Trujillo fue auxiliado por su esposa y trasladado al hospital de Los Olivos y luego a la clínica del Norte. Lamentablemente, falleció a los dos días porque la bala afectó su páncreas, hígado y colon.

La esposa del taxista pide apoyo, ya que la deuda con la clínica llegó a los 43 mil soles. Por su parte, los vecinos hicieron un plantón por los constantes robos en la zona y la poca presencia de los policías