"He descubierto que los mercados de Lima son la columna vertebral de la ciudad, forman su tejido social y urbano, que se hizo más claro para todos después de la pandemia", explica Lema Jaber. (Foto: Cortesía)
"He descubierto que los mercados de Lima son la columna vertebral de la ciudad, forman su tejido social y urbano, que se hizo más claro para todos después de la pandemia", explica Lema Jaber. (Foto: Cortesía)
Pier Barakat

Jefe de Zona General de El Comercio

pier.barakat@comercio.com.pe

Lema Jaber es una arquitecta y planificadora urbana natural de Jordania que arribó el 23 de febrero al Perú, con el objetivo de desarrollar una investigación para su tesis de doctorado, vinculada a la informalidad en el mercado de , en .

Aunque tenía planeado quedarse solo algunas semanas, la cuarentena y el cierre de fronteras decretados por el Perú el 15 de marzo la dejaron atrapada en Lima. Sin embargo, todo este tiempo lo aprovechó muy bien para entrevistar a comerciantes y especialistas, y comprender la problemática social y económica vinculada a La Parada.

Su lengua materna es el árabe, pero Jaber habla con destreza el castellano. El Comercio la entrevistó poco antes de que viajara a Europa, el último sábado.

MIRA: Combate de Angamos: entrevista inédita al último sobreviviente del hecho histórico

Es muy extraño, casi imposible, encontrar a una investigadora jordana recorriendo La Parada. ¿Cómo así llegaste a estas tierras?

Sí, puedo asegurarle que ni siquiera muchos investigadores peruanos han estado en La Parada, ya que es una zona tan controvertida. Como investigadora y planificadora urbana, estoy interesada en la informalidad en general, y la informalidad es “el fenómeno” de Sudamérica. En la Universidad de Milán Biccoca, donde estoy haciendo mi doctorado, nuestro departamento de Sociología Urbana apoya la investigación colaborativa. Fui invitada para explorar la venta informal en Lima y particularmente en La Parada por uno de los investigadores visitantes, Linus Vanhellemont. Los resultados se verterán en un proyecto del grupo de investigación Cosmópolis del Departamento de Geografía de la Universidad Libre de Bruselas (VUB), que también estudia otras caras de la informalidad en Bogotá y La Paz.

¿Por qué elegiste La Parada como tema para obtener tu doctorado? ¿Qué te llamó la atención de este rincón tan problemático de Lima?

Es por dos razones principales. En primer lugar, La Parada representa un conflicto a largo plazo y los conflictos crean una buena base para la investigación, ya sea porque son polémicos y tienen perspectivas multifacéticas o porque hay una brecha en la revisión de la literatura. En segundo lugar, mi pregunta de investigación es sobre los imaginarios y percepciones de la gente hacia la actividad informal en un lugar específico. La Parada es un “lugar” con el que todos en la ciudad se relacionan de una manera u otra, especialmente porque ha sido el principal mercado de suministro de alimentos en Lima; algunos lo ven como una oportunidad de trabajo, otros se refieren a él como una monstruosidad. Por lo tanto, saber lo que La Parada significa para los diferentes grupos de personas de la ciudad ayudará a responder la pregunta de la investigación y crear una forma de base común para aumentar la posibilidad de integrar esta zona y otras zonas similares en un proceso de planificación urbana.

¿En qué consiste tu investigación? ¿Cómo la has realizado teniendo en cuenta la crisis por la pandemia del coronavirus?

Principalmente, mi investigación consiste en observaciones en el mercado y entrevistas con cualquier persona que tenga un papel en el mercado (vendedores ambulantes, miembros del municipio, arquitectos, planificadores, gobernadores, activistas, etc.). Hubo un acuerdo para que la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) proporcionara el apoyo académico a través de un curso optativo en la Facultad de Arquitectura, dirigido por el profesor Pablo Vega-Centeno Sara La Fosse y la profesora Themis Castellanos. Debido a la pandemia, el curso se impartió de manera virtual.

¿Qué has descubierto hasta ahora? En un artículo que escribiste indicas que te llama la atención la presencia de “reyes”. Como el rey de la papa, por ejemplo.

He descubierto que los mercados de Lima son la columna vertebral de la ciudad, forman su tejido social y urbano, que se hizo más claro para todos después de la pandemia. Para ser más específica y en relación con La Parada, este mercado está arraigado en la ciudad desde hace tanto tiempo que crea un desafío urbano para todos los actores que participan en él. Cuando se dice reto, no significa necesariamente algo negativo. Se refiere principalmente a las redes sociales que conectan a los que viven, trabajan, compran y venden en La Parada. Existe una profunda relación entre la gente y el lugar que refleja sus representaciones sociales y debe ser considerada cuando los expertos y administradores autorizados sugieren soluciones para desarrollar o mejorar la zona. La comprensión de las representaciones sociales ayuda a ver La Parada desde una perspectiva diferente y a integrarla eventualmente en el proceso de planificación urbana en lugar de pensar en extraerla. Las representaciones sociales de los vendedores que incluyen sus valores, sus creencias y sus prácticas son invisibles para nosotros, seguimos relacionándolas con cómo las imaginamos basándonos en lo que leemos o vemos en las noticias o lo que nos han dicho a lo largo de las generaciones pasadas. “No somos ignorantes”, dijo una vendedora ambulante que tiene un puesto muy organizado con una estricta rutina de horas de trabajo y el pleno cumplimiento de las nuevas normas relacionadas con el COVID-19. Ella solo está ocupando la calle. Sin embargo, con todos los vendedores a su alrededor llenando el área, ¿aún la consideramos una calle? Podríamos querer revisar nuestras definiciones de elementos urbanos considerando las actividades que ocurren en ellos y las representaciones sociales de las personas que practican estas actividades.

¿Cómo te trataron los comerciantes en tus visitas? ¿Crees que están dispuestos a mejorar sus condiciones laborales y de vida?

Los comerciantes son amables y educados. Tuve la suerte de conocerlos a través de algunos de sus líderes asociados que colaboran con Wiego (una red global enfocada en el empoderamiento de los trabajadores pobres en diferentes ciudades). Diría que me facilitó la comunicación con ellos, especialmente al no ser peruana. Algunos de ellos fueron tímidos para compartir sus pensamientos o aceptar ser entrevistados, pero también fueron educados al expresar lo que sentían al respecto. En cuanto a los que he conocido, están desesperados por mejorar sus condiciones de trabajo. Lo que más me ha gustado es que no dejaban de repetir: “Queremos ser parte del plan de desarrollo de Lima”. El plan de desarrollo es probablemente un concepto vago y genérico para todos, pero los vendedores quieren ser parte de él ya que tienen el impulso de trabajar y saben en el fondo que para mantener su trabajo deben ser parte de cualquier plan de cualquier imagen que se diseñe para Lima.

¿Por qué crees que, existiendo cada vez más supermercados, muchos limeños compran en mercados precarios y al aire libre como La Parada? Esto es algo que se observa en todo el Perú. ¿Es algo solo económico o respondería a otros componentes sociales?

Cuando llegué por primera vez a Lima encontré que el mercado local era más exótico y ofrecía una mayor variedad de productos y una experiencia de compra especial. Basándose en la teoría del “No Place” del antropólogo francés Marc Augé, los supermercados son demasiado rígidos para forjar una memoria o crear un lugar urbano; por lo tanto, la gente disfruta de los mercados locales, con los que se puede relacionar como referencia social. La gente sigue comprando en La Parada por razones tangibles e intangibles. La ubicación, por supuesto, encabeza la lista de razones además de los precios competitivos, las variedades ilimitadas y el fácil acceso al estar en un distrito central. Sin embargo, cabe destacar que la continuidad de la actividad vendedora después de 10 años de la reubicación oficial del mercado creó una profunda percepción inalterable en cuanto a la función del mercado. Es fiable, siempre está ahí, nunca se ha detenido y parece imparable, sobre todo porque se asemeja a un círculo vicioso; la gente va allí porque existe, ¡existe porque la gente va allí!

Desde el punto de vista de la planificación urbana, ¿qué podrías sugerirle a las autoridades de Lima para mejorar la zona de La Parada?

Hay que entender mejor la naturaleza de La Parada. Un papel importante de la investigación académica es poner alguna explicación para que los expertos la utilicen al establecer las soluciones. Es normal apresurarse a encontrar la mejor solución mientras haya muchas ofrecidas por expertos y actores autorizados, pero es más importante trabajar con la solución más “adecuada”. Esto requiere más investigación y una mejor comprensión de la situación, no solo a nivel urbano físico sino también a nivel urbano social.

¿Qué te llamó la atención de Lima? Como arquitecta, qué opinión tienes de ella. ¿Encuentras alguna similitud o diferencia con la problemática de Amán, la capital de tu país, o con otras grandes ciudades del mundo árabe?

El hecho de que Lima goce de una larga costa con vistas al océano asociada a los parques verdes y un carril bici crea una salida para la ciudad. Aunque solo esté limitada a una zona específica, sigue siendo pública y gratuita para que todos la disfruten. El tejido urbano de Lima es bastante interesante; es una de las pocas capitales que ofrece viviendas unifamiliares en el centro de la ciudad, lo que ayuda a reducir la densidad y a reflejar un ambiente residencial relajado. El bosque El Olivar, en el corazón de Lima, reproduce un estilo de vida rural y tranquilo con viviendas individuales, a la vez que disfruta de un fácil acceso a todas las actividades de la ciudad. Esta disponibilidad de edificios de baja altura en el centro es una característica que Amán comparte con Lima. Mientras que, por otro lado, otra característica común entre Lima y Amán es la falta de transporte público, aunque hay una gran diferencia entre el tamaño y la población de ambas ciudades. Amán ofrece grandes autobuses públicos que no siguen un horario y autobuses más pequeños que son informales en algunos casos y no se comprometen con sus rutas. Hay un proyecto prospectivo para un autobús rápido que se ha estado construyendo durante los últimos 11 años. Es crucial por ser el proyecto más lento de Jordania, lo que se relaciona con los retrasos del proyecto de extensión metropolitana del BRT en Lima. Sin embargo, Lima es más comparable a El Cairo, ya que son similares en tamaño y población, pero la densidad de población en Lima es mucho menor, lo que hace que Lima sea más tolerable en lo que respecta al tráfico, el hacinamiento y la contaminación del aire.

Si Lima tiene algo característico es la desigualdad que se observa entre sus barrios o distritos. Es posible que en solo 100 metros todo cambie abruptamente. ¿Cómo se podría crear una ciudad más democrática, más igualitaria y amigable?

Desafortunadamente, la inclusión social es un proceso que la mayoría de las grandes ciudades no logran, especialmente en los estados poscoloniales. Los distritos divididos de Lima, cada uno con su propia autoridad, regulaciones y presupuesto pueden ser la clave para proporcionar más igualdad entre los barrios solo si tienen acceso a los mismos recursos en el sentido de tener un verdadero modelo descentralizado. Otra posible intervención podría ser la introducción de viviendas públicas subvencionadas en cada distrito que promuevan la coexistencia y den acceso a más oportunidades de empleo.

La pandemia te dejó atrapada en Lima y no pudiste visitar otras zonas del Perú. ¿Será motivo para regresar algún día?

¡A pesar de ser una buena razón, no será la única! He pasado buenos momentos en Lima, he hecho buenos amigos y he comido mucho. Me impresionó lo educada y paciente que es la gente, no en el tráfico, pero sí en muchos otros sectores como servicios, restaurantes, mercados, policía, porteros y por supuesto el público en la calle, especialmente cuando se compara con algunas ciudades europeas y árabes donde la gente podría estar más frustrada o ser más arrogante.

VIDEO RECOMENDADO:

Martín Vizcarra se pronuncia y pide disculpas por audios difundidos

Te puede interesar: