Rodrigo Cruz

Los días de seguridad y desasosiego en su lujoso refugio en Dubái del bosnio Edin Gacanin, cabecilla del poderoso , terminaron a mediados del mes pasado. Gacanin, también conocido como ‘Tito’, fue arrestado como parte de la megaoperación internacional “Luz en el desierto”, llevada a cabo del 8 al 19 de noviembre. El objetivo era golpear y neutralizar a los principales miembros de un “supercártel” de varias organizaciones criminales interconectadas que controlaban aproximadamente un tercio de la cocaína que ingresaba a Europa.

El operativo fue coordinado por la Europol y contó con la participación de las policías y unidades antinarcóticos de España, Bélgica, Países Bajos, Francia, los Emiratos Árabes y la DEA. Se realizaron en total 49 arrestos en el tiempo que duraron las investigaciones. Además de Dubái, se hicieron capturas en España, Francia, Bélgica y Países Bajos, como parte de las pesquisas que comenzaron hace dos años a raíz del hallazgo de un contenedor con 698 kilos de cocaína en un puerto en Valencia, en marzo del 2020. La clave para dar con sus miembros fue la decodificación de cientos de miles de mensajes telefónicos a través del aplicativo Sky ECC usada por los criminales. Todos ellos considerados objetivos de “alto valor”, como el panameño Anthony Alfredo Martínez Meza o el británico Ryan Hale, donde destaca ‘Tito’.

Edin Gacanin ( 40 años) nació en Bosnia pero se crió en Holanda.
Edin Gacanin ( 40 años) nació en Bosnia pero se crió en Holanda.

Para las unidades antidrogas en el Perú, particularmente para el Grupo Especial Orión de la Dirandro, Gacanin no era ningún desconocido. Nacido en Sarajevo en octubre de 1982, era el hombre fuerte detrás de las más cuantiosas importaciones de cocaína que han salido en el país en los últimos años. De hecho, las autoridades europeas estiman que ‘Tito’ introducía anualmente 50 toneladas de cocaína al año a Europa procedente de Sudamérica, principalmente droga producida en las selvas del Perú y Colombia. Por ello, también este ciudadano bosnio se había ganado el apelativo entre los agentes antidrogas como el ‘Pablo Escobar europeo’.

Su paso por el Perú

Se sabe que ‘Tito’ estuvo en territorio nacional al menos en diez oportunidades. Su primer viaje se remonta al 2009 y, según información de la Dirandro, lo hizo con el objetivo de cerrar negocios y contactos para iniciar con sus cargamentos de cocaína.

Su última visita fue en agosto del 2012. Luego de ello, estableció lo que sería su modus operandi fijo en el Perú: tener emisarios permanentes para que se encargaran de coordinar toda la logística necesaria para los cargamentos al Viejo Continente, que principalmente tenían como destino final los puertos de Amberes (Bélgica) y Róterdam (Países Bajos). En los últimos cinco años, el Grupo Orión logró intervenir al menos cuatro de estos envíos que significaron más de cinco mil kilos de cocaína que no llegaron a Europa como había ordenado ‘Tito’.

Lugar de la intervenciónFechaCantidadIntervenidos
Ate-Lima01/01/20172,000 Kg.David Cufaj, entre otros
Sullana - Piura05/03/2018500 Kg.Gerardo Garcia Coronado y James Wilson Mesias Ugarte (implicado)
Callao - Callao20/03/20181,638 Kg.Jhon Anicama, entre otros
Trujillo - La Libertad12/01/20191,800 Kg.Smail Sikalo, entre otros

Además de esas intervenciones, también este grupo especial de la Dirandro logró decomisar a esta organización criminal 5,300 Kg. (13/10/2017), 928 Kg (12/08/2016), 5,883 Kg (28/11/2017), que tenían como destinos finales Belgica, India y España, respectivamente.

Dos de sus principales emisarios, según las investigaciones de la Dirandro, fueron sus connacionales David Cufaj y Smail Sikalo. Ambos, que tenían en común la práctica del boxeo, habían sido captados por Gacanin en su mismo barrio en Bosnia para que fueran sus representantes.

Pero ‘Tito’ también había enviado a que supervisara las operaciones a su hermano menor, Ervin Gacanin, quien, según fuentes de El Comercio, llegó a territorio nacional en el 2014 y se fue poco después de que David Cufaj fuera arrestado al verse comprometido con un envío de dos toneladas de cocaína camuflado en un embarque de espárragos en enero del 2017 (Sikalo también fue detenido en enero del 2019 en un operativo en Trujillo).

Mira también: El caso De Olazábal, la ruta en Perú hacia el poderoso cártel de ‘Tito’

Otro de los hombres que el cabecilla del cártel de Los Balcanes tenía en el Perú era el piloto de autos Fernando de Olazabal, quien, como informó este Diario, estaba a cargo de toda la parte operativa: desde reclutar a sus fuerzas de seguridad, a los productores de cocaína en el Perú y Colombia hasta seleccionar a las empresas de exportadoras desde donde enviaría la ilegal mercancía.

De Olazabal, que hoy se encuentra en EE.UU., logró realizar un envío de 500 kilos de cocaína para Países Bajos en el 2019, pero para el siguiente, de más de tres toneladas que quiso sacar por el puerto de Paita, ya no pudo porque fue frustrado por agentes del Grupo Orión.

Con la caída de ‘Tito’ se reconfigura el poder de los grandes cárteles de la droga de Europa, que tienen a países como el Perú como su principal lugar de abastecimiento. Fuentes policiales señalan que será cuestión de tiempo para que otros narcotraficantes aprovechen el espacio dejado por el cabecilla del poderoso cártel de Los Balcanes, como ocurre en el mundo criminal.