Especialistas advierten vacíos en la supervisión que realiza Osinergmin sobre los vehículos que transportan GLP. (Foto: GEC).
Especialistas advierten vacíos en la supervisión que realiza Osinergmin sobre los vehículos que transportan GLP. (Foto: GEC).
Francesca García Delgado

Periodista

francesca.garcia@comercio.com.pe

El se pronunció respecto a sus responsabilidades y a la investigación que iniciará sobre el vehículo siniestrado de la empresa Transgas LG E.I.R.L., el cual logró la autorización del ente supervisor para trasladar gas licuado de petróleo (GLP) el 25 de setiembre de 2019.

El viernes por la tarde, un día después de la tragedia en que ha dejado hasta el momento 14 personas fallecidas, el informó a través de un comunicado que el camión-cisterna de la empresa Transgas LG logró su autorización luego de cumplir con los requisitos establecidos por el Ministerio de Energía y Minas (Minem).

Según el Osinergmin, este procedimiento consta principalmente por presentar el certificado de inspección por un organismo acreditado por el Instituto Nacional de la Calidad (Inacal) y por acreditar la póliza de seguros. En este caso la monto de la póliza del vehículo fue de S/860 mil.

Además, la institución señaló que en octubre del 2018 (fecha en que el mismo camión-cisterna registró una fuga de GLP), el vehículo no estaba inscrito por la empresa Transgas LG ni por ninguna otra en el Registro de Hidrocarburos del Osinergmin. Es decir, no tienen registro sobre los correctivos técnicos que tuvo este vehículo luego del incidente.

“Lo cual fue advertido por nuestra institución a las entidades competentes”, dijo Osinergmin en su comunicado sin dar más detalles. Este Diario solicitó más información al Osinergmin respecto a los detalles de la supervisión técnica del vehículo y la entidad que brindó esta certificación pero al cierre de esta edición no obtuvimos respuesta.

Como reportó El Comercio, el 23 de octubre de 2018 el camión-cisterna de placa A2X-847 de la empresa Transgas LG sufrió un desperfecto mecánico en la Panamericana Sur en el distrito de Surco.

El ingeniero y experto en combustión y siniestros vehiculares de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Fernando Jiménez Ugarte, advirtió que debido a que el Osinergmin tramita los permisos en base a la certificación de otras instituciones y no confirma la validez de la información, existen vacíos de una efectiva supervisión en los vehículos que transportan material peligroso como el GLP. El vehículo que generó la tragedia en VES tenía capacidad para transportar 2.500 galones de GLP.

Cruce de las avenidas Pastor Sevilla y Villa del Mar. El Comercio midió la pendiente y halló que esta es de 17 grados, que es “demasiado para cualquier vehículo común”, según el ingeniero de tránsito David Fairlie. (Juan Ponce)
Cruce de las avenidas Pastor Sevilla y Villa del Mar. El Comercio midió la pendiente y halló que esta es de 17 grados, que es “demasiado para cualquier vehículo común”, según el ingeniero de tránsito David Fairlie. (Juan Ponce)

Jiménez dijo que si el vehículo registró un accidente similar en el 2018, es difícil que cumpliera con los estándares de calidad en setiembre de 2019 cuando logró su autorización. El analista añadió que según sus indagaciones el vehículo tenía once años de antigüedad, tiempo que contraviene la Ley de Transporte Terrestre de Material y Residuos Peligros que establece que la antigüedad máxima para la inscripción de vehículos que transportan GLP a granel es de tres años.

“Quisiéramos saber cuál es esa institución avalada por el Inacal que emitió los certificados técnicos a favor de este vehículo porque aparentemente la cisterna no cumplía con los requisitos técnicos para transportar GLP. La norma dice los vehículos deben estar protegidos en caso de choque o volcadura y que deben tener barras de protección. Es evidente, que este vehículo no tenía ninguna protección. Finalmente, ¿quién supervisa al certificador?”, declaró Jiménez a El Comercio.

De hecho, en el mismo comunicado del Osinergmin la institución confirma que la autorización a los vehículos que transportan GLP se otorga una sola vez y de forma indefinida, tras eso solo hay supervisiones. Tras el accidente, la autorización de la empresa ha sido suspendida y está camino a la anulación, según confirmó la propia institución.

Fernando Jiménez comentó que estuvo en la zona del accidente realizando mediciones del desnivel de la vía y corroboró que este quiebre no cumple con las normas de dimensionamiento de vías urbanas. Finalmente, el experto se preguntó quien regula los miles de motocicletas que reparten gas en Lima y en distintas ciudades del país y que son parte de toda una cadena de distribución de gas informal. “Son bombas de tiempo”, dijo el analista.

(Foto: GEC)
(Foto: GEC)

Fernando Cabada, presidente de la Sociedad Peruana de GLP opinó que tuvo que existir una falla en la supervisión del Osinergmin porque un vehículo de esas características y en buen estado que sufre un accidente tiene hasta tres mecanismos para cortar el flujo e impedir que exista una fuga de gas de esa magnitud.

“Es cierto que si la pista hubiera estado en buen estado no se habría producido el accidente pero también es cierto que una unidad estaba en mal estado porque estos vehículos tienen que estar acondicionados para trasladarse por zonas de todo tiempo, incluso por terrenos agrestes”, declaró a este Diario Cabada.

Anteriormente, la Sociedad Peruana de Gas Licuado denunció que el 50% del mercado de GLP es informal. Esto, precisó la SPGLP mantiene en riesgo contra la ciudadanía debido a que cualquiera puede obtener una autorización de comercialización de GLP.

De acuerdo al Registro de Hidrocarburos de Osinergmin, actualmente existen en todo el país 1.523 vehículos que transportan GLP a granel con autorización vigente. Según Cabada existe un registro de 2.055 vehículos para el transporte de GLP (que incluye a los de transporte a granel y los que realizan transporte primario) de este total, precisó Cabada, hay 456 vehículos que funcionan como agentes libres, es decir, no están vinculados directamente con una planta de envasado.

Según fuentes del sector consultadas por El Comercio, a partir de la entrada en vigencia del principio de simplificación administrativa en junio de 2017, el Osinergmin habría flexibilizado la fiscalización de los vehículos para el transporte del GLP y aún existen cientos de vehículos con las mismas características del camión-cisterna siniestrado en VES y sin una supervisión técnica transportando GLP por todo el país .