El Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja lanzó la campaña “Cambiemos la historia. No más niños quemados. (El Comercio)
Gladys Pereyra Colchado

Una olla con agua caliente, un plato de sopa que no se enfrió o una taza con quinua recién sacada de la cocina pueden cambiar para siempre la vida de un niño. Cada año, unos 300 casos de menores con quemaduras severas son atendidos en el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja INSN -SB.

Pese a los esfuerzos para concientizar a la población, en los últimos quince años la incidencia de niños con quemaduras no ha disminuido, siendo la mayoría de casos 100% prevenibles.

“Es una situación que sufren los niños, generalmente menores de 4 años, pero que la responsabilidad la han tenido los adultos [...] Más del 70% ocurren por quemaduras de líquidos calientes, por dejar ollas al alcance de los niños, en el piso”, explicó el Dr. Carlos Álvarez Murillo, director adjunto del INSN –SB.

Por ello, el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja lanzó la campaña “Cambiemos la historia. No más niños quemados”, que por tercer año consecutivo busca instar a la población a modificar conductas a fin de reducir el riesgo de que los niños sufran quemaduras severas.

ATENCIÓN EMOCIONAL
Por la gravedad y extensión de las quemaduras, los niños internados en el INSN –SB son sometidos a intervenciones quirúrgicas y el apoyo distintas especialidades médicas, pero el tratamiento no termina con el alta hospitalaria, se requiere el acompañamiento psicológico y terapias de rehabilitación. Se tratan de procesos a largo plazo.

Por ejemplo, si un niño se quema al año de edad, como ocurre en el 37% de los casos de quemaduras severas, necesitará 17 años de manejo integral de las secuelas cicatrizales.

Es en ese acompañamiento que intervienen las voluntarias como Inés Lucas. A sus 14 años, la joven sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo y hoy ayuda a que los niños no se sientan solos en medio de su dolor físico y emocional.

IMPORTANTE RECORDAR
El Dr. Álvarez también enfatizó que nunca deben colocarse aceites o cremas sobre las quemaduras. La medida inicial siempre debe ser echar agua fría sobre la zona afectada, liberar la ropa, cubrir el área y acudir a un centro médico cercano.

MIRA LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ