El jueves último, se ofició una misa en las afueras de la parroquia San Gabriel. Esto para prevenir posibles contagios. Ahora cerró sus puertas hasta nuevo aviso, según informaron (Foto: Hugo Perez)
El jueves último, se ofició una misa en las afueras de la parroquia San Gabriel. Esto para prevenir posibles contagios. Ahora cerró sus puertas hasta nuevo aviso, según informaron (Foto: Hugo Perez)
Roger Aguilar Mendieta

Redactor de la sección Nacional

roger.aguilar@comercio.com.pe

El padre de la parroquia San Gabriel Arcángel, ubicado en el distrito de Villa María del Triunfo, mostró una leve mejoría en su salud después de que el último miércoles fuera internado en el hospital Edgardo Rebagliati al habérsele diagnosticado la enfermedad del .

Esta mejoría se manifestó en el funcionamiento de sus riñones, con lo cual su sistema urinario volvió a trabajar con normalidad. De esta manera, disminuyó el riesgo de que pueda contraer una infección generalizada, según informó su colega y amigo, el padre Omar Sánchez, quien junto con la hermana del religioso participó en una junta médica en el mencionado nosocomio, en donde les informaron sobre la evolución de la salud del párroco.

“Tenemos mucha esperanza en su pronta recuperación. Por eso, estamos haciendo cadenas de oración en todo el mundo. Él es un sacerdote muy querido y muy entregado a su labor pastoral”, expresó el padre Sánchez.

“Quiero agradecer al hospital Rebagliati por la delicadeza y el cuidado con los que vienen atendiendo al padre”, añadió.

En horas de la mañana de hoy (viernes 13), la ministra de Salud, Elizabeth Hinostroza, declaró que el estado de salud del párroco “es bastante delicado”, que se agravó durante la noche de ayer, por lo que fue entubado y además respiraba con ventilación mecánica.

Su sobrepeso y el que arrastrara un problema bronquial crónico abonaron para que el coronavirus resquebrajara de su salud.

En aislamiento

El domingo 8 fue la última vez que el párroco realizó sus actividades pastorales y es un día importante para identificar a las personas a las que pudo contagiar la enfermedad sin saberlo. Ese día, Gerarda Alarcón García estuvo presente en la misa que ofició el sacerdote, la cual se desarrolló a las 11 a.m. Según su testimonio, la parroquia estaba llena de feligreses. El sacerdote lucía cansado, carraspeaba por momentos, pero llevó adelante la actividad hasta la entrega de las hostias. Este acto lo realizaron sus ministros. Ese día, una niña fue la monaguilla.

Luego de eso participó en un almuerzo en el patio de la mencionada parroquia. La actividad se realizó en agradecimiento a una pareja de esposos por la ayuda que habían traído desde una parroquia hermana de la San Gabriel Arcángel ubicada en Alemania. Según relató el padre Omar, 30 familias –la mayoría de ellas estuvo presente en ese almuerzo- ahora permanecen en aislamiento domiciliario, al igual que la pareja de esposos (él de nacionalidad peruana y ella alemana).

Otra persona que permanece en aislamiento domiciliario es el hermano del párroco diagnosticado con COVID-19. Esto porque fue él quien se encargó de atenderlo hasta antes de que fuera hospitalizado.

El miércoles 11, el párroco ingresó al hospital Edgardo Rebagliati, en donde está internado en un ambiente especial para personas con coronavirus. (Imagen referencial. Foto: Essalud)
El miércoles 11, el párroco ingresó al hospital Edgardo Rebagliati, en donde está internado en un ambiente especial para personas con coronavirus. (Imagen referencial. Foto: Essalud)

Así sucedió

Fue el pasado jueves 5 cuando por primera vez acudió a una clínica para atenderse al sentirse mal, allí le pusieron unas inyecciones, le dijeron que tenía amigdalitis y lo enviaron a su casa. “Él terminó su trabajo el domingo 8, al día siguiente descansó y el martes 10 comenzó a sentir que no tenía aire y fue a otra clínica local donde lo tuvieron hasta el miércoles 11. Luego logramos que lo trasladen al hospital Rebagliati en una ambulancia de Essalud”, ha informado el padre Sánchez.

Luego de que se conociera el grave estado de salud del párroco, la tarde del jueves 12 se reunieron los feligreses en la parroquia San Gabriel. Durante una misa que había sido programada en memoria de una persona fallecida, oraron para que el religioso supere este mal momento. La actividad se realizó en las afueras de la iglesia para prevenir posibles contagios.

La parroquia ahora permanece cerrada como medida de prevención por indicación del Ministerio de Salud, informó Sánchez.

En un comunicado, el obispo de Lima Sur, monseñor Carlos Enrique García, ha informado que el párroco no ha viajado a Europa en los últimos meses, por lo que se sospecha que se contagió el COVID-19 durante sus labores pastorales en el país. Invocó a la calma y a orar por su salud.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: se prepara un "puente aéreo" para repatriación

TE PUEDE INTERESAR