(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Angus Laurie

author

Hace dos semanas escribí sobre la problemática del planeamiento distrital. Específicamente, resalté cómo la falta de priorización del planeamiento urbano bajo la última gestión de ha resultado en una situación caótica, donde los distritos han desarrollado planes de desarrollo urbano sin contar con una visión integrada de la ciudad, que debe venir de un plan metropolitano.

Para la nueva gestión de Lima, el desarrollo de un plan metropolitano tiene que ser una prioridad. Felizmente, no tienen que empezar de cero. Bajo el gobierno municipal de , un equipo multidisciplinario desarrolló el PLAM 2035. A pesar de estar casi terminado, el PLAM fue archivado en enero del 2015, cuando asumió el cargo de alcalde.

► 
► 

El PLAM representa un gran esfuerzo e inversión que puede servir en la generación de un nuevo plan metropolitano. Sin embargo, el alcalde Jorge Muñoz y su equipo deben tomar en cuenta lo siguiente:

1.En gran parte, sería necesario rehacer el diagnóstico del PLAM. Muchas de las estadísticas utilizadas para el diagnóstico provinieron del censo 2007. Si bien 10 años podría sonar poco, Lima ha cambiado extraordinariamente en la última década, y es fundamental que el diagnóstico sea rehecho con los datos del censo 2017.

2.El PLAM 2035 es del 2014. En los últimos cinco años, el marco normativo de desarrollo urbano ha cambiado significativamente, con la generación de nuevos instrumentos de gestión de suelo. Además, la Autoridad de Transporte Urbano ha sido aprobada por el Congreso, cambiando las competencias de la Municipalidad de Lima respecto al transporte público. Por otro lado, la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo acaba de empezar un plan maestro del sistema de transporte masivo. Este ambicioso plan cambiaría completamente el contexto para el desarrollo de un plan metropolitano. Para incorporar todas las nuevas posibilidades que existen, muchas de las estrategias y propuestas del PLAM ya tendrían que ser repensadas.

3.Desde el 2014, los sistemas de movilidad han cambiado mucho a escala internacional. Algunos estudios en los EE.UU. prevén que en el 2030, el 80% de las ventas de automóviles serán para empresas de car sharing, y que muy pocas familias tendrán un auto propio. Otras tendencias en movilidad como bicicletas y ‘scooters’ compartidos también tendrán que ser considerados dentro de un documento que supuestamente debe tener una vigencia de 20 años.

4.El PLAM de Villarán no fue desarrollado con la participación de los distritos. Ahora, con una nueva generación de alcaldes distritales, existe una gran oportunidad de desarrollar políticas y estrategias urbanas con la participación activa de los distritos. Al final, más que Lima Metropolitana, son los distritos los que tendrán el rol más importante en la implementación del plan.

El PLAM 2035 representa un insumo importante para el desarrollo de un nuevo plan metropolitano, pero todavía falta mucho por hacer.