De no haber sido operada, la menor hubiese tenido complicaciones en las vías urinarias y en caso extremo la pérdida del ovario. (Foto: INSN Breña/REFERENCIAL)
De no haber sido operada, la menor hubiese tenido complicaciones en las vías urinarias y en caso extremo la pérdida del ovario. (Foto: INSN Breña/REFERENCIAL)
Redacción EC

Los médicos del Servicio de Ginecología del salvaron el ovario derecho de una bebé tras extraerle exitosamente un tumor de 6 centímetros -de gran dimensión para la anatomía de la infante- que le diagnosticaron desde que estaba en el vientre de su madre. La cirugía se realizó mediante la técnica de laparoscopía que resulta menos invasiva, informó Jorge Corimanya Paredes, jefe del referido servicio.

MIRA AQUÍ | Sumac Pacha: más de 200 familias desalojadas por conflictos y tráfico de terreno

“La paciente es de tres meses. Presentaba un quiste de ovario. Nosotros lo llamamos quiste de ovario neonatal que se presenta y se diagnostica durante el embarazo. Era un tumor demasiado grande para la edad y tamaño de la niña. Se procedió a una cirugía laparoscópica”, precisó el Dr. Corimanya.

El jefe de dicho servicio señaló que en el caso que la lactante no hubiera sido sometida a esta intervención quirúrgica, podría haberle causado complicaciones en las vías urinarias y en caso extremo la pérdida del ovario.

“En el caso que la bebé no hubiera sido operada podía pasar dos cosas: que el tumor de vuelta y se tuerza sobre su eje haciendo que la trompa de Falopio como el ovario puedan necrosarse provocando un dolor intenso, una peritonitis y en caso extremo la pérdida de ese anexo (ovario). La otra complicación es que el quiste al ser grande comprima las vías urinarias (uréteres) provocando un problema en el riñón que se llama hidronefrosis”, explicó el Dr. Corimanya.

La cirugía se realizó mediante la técnica de laparoscopía que resulta menos invasiva. (Foto: INSN)
La cirugía se realizó mediante la técnica de laparoscopía que resulta menos invasiva. (Foto: INSN)

Por su parte, la Dra. Noemí Aquino, médico asistente del servicio de Ginecología, señaló que este tipo de tumores en la población lactante es poco frecuente que representa el 1% y que en el INSN, en los últimos cinco años, se han realizado 7 operaciones de este tipo en lactantes.

Rosmery Amaro, madre de la menor, contó que durante su control de embarazo, a través de una ecografía, los especialistas detectaron que su bebé tenía un tumor en el ovario derecho y que no la operó a su hija al nacer por temor. Ella agradeció a los especialistas por la cirugía exitosa y por la dedicación y cuidados a su nena durante su hospitalización.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más