Redacción EC

Hoy se activaron doce nuevas puertas electrónicas (e-gates) en el aeropuerto internacional Jorge Chávez para agilizar el control migratorio.

Estos equipos se sumarán a las seis e-gates que ya funcionan en el terminal aéreo, por lo que actualmente se cuenta con 18 puertas que permiten atender al 45% del flujo migratorio.

Según la Superintendencia Nacional de Migraciones, con la ampliación de las e-gates, se busca disminuir a menos de un minuto el tiempo en el que los pasajeros, principalmente los ciudadanos peruanos, realizan el control de ingreso y salida del país.

Se proyecta que al día nueve mil usuarios utilicen las 18 puertas que están distribuidas de la siguiente manera: nueve en el primer piso, de llegadas internacionales, y nueve en el segundo piso, de salidas internacionales.

El ministro del Interior, Mauro Medina, señaló en la ceremonia de activación que estos equipos reforzarán los estándares de seguridad en el aeropuerto ya que su sistema de revisión de identidad está interconectado con las bases de datos de la Policía Nacional, Interpol y el Poder Judicial.

“Con las puertas electrónicas, el Sistema de Información Avanzada de Pasajeros (APIS) y próximamente el Registro de Datos de Pasajeros (PNR), se robustece aún más la seguridad migratoria del Perú”, anunció Medina.

¿Cómo funcionan las puertas?
El pasajero debe acercar su pasaporte (biométrico o mecanizado) y tarjeta de embarque a la e-gate, equipo que luego de analizarlos abre la puerta y permite el ingreso de la persona a la pasarela. Después, se procede a la captura de los datos biométricos (foto y huella dactilar).

Con esa información, el sistema, en menos de un minuto, realiza la consulta electrónica a las bases de datos respectivos y, en caso de no recibir alguna alerta, abre la puerta de salida, con lo cual concluye el trámite.