Redacción EC

A poco más de 20 días de la Noche Buena, las principales galerías y centros comerciales de la capital lucen atestados de clientes que llegan para realizar sus compras navideñas. 

Hoy sábado por la mañana, en la zona de Mesa Redonda y las galerías que rodean el Mercado Central, se observó una gran cantidad de clientes que llegaron en familia. Los establecimientos ofrecen árboles navideños, adornos y diferentes artículos para las fiestas, así como juguetes de temporada para los más pequeños.

La aglomeración de visitantes en estos importantes centros comerciales ha obligado a la Municipalidad de Lima a poner en marcha el plan Navidad Segura, que pone a disposición a más de 1.200 agentes de fiscalización y canes adiestrados para detectar pirotécnicos.

Cabe indicar que El Comercio informó hoy sobre una gran

En un recorrido por galerías como La Mina, Quinta Santa Cruz, Virgen de las Mercedes, San Martín y Mercado Central, se contaron 15 establecimientos con algún tipo de deficiencia en materia de defensa civil y contra incendios: falta de extintores o el bloqueo de los mismos, carencia de señalización, pasadizos obstaculizados y conexiones eléctricas clandestinas.

En la galería Mercado Central la situación es preocupante. Sus inquilinos no miden el riesgo al que se exponen al bloquear los extintores con juguetes, bolsas y adornos. Ante un incendio, los comerciantes deberán rebuscar entre cuadros y árboles navideños para poder utilizar las mangueras. Ese tiempo perdido podría cambiar la suerte de cientos de personas.

En la galería San Martín, ubicada en el 735 del jirón Cusco, la situación es peor. Los adornos navideños que los vendedores exhiben tapan los extintores casi en su totalidad. Los comerciantes no tienen reparos en colgar peluches o luces navideñas cerca de las cajas de luz, materiales inflamables que aumentan el riesgo de un incendio.