Redacción EC

Como era de esperarse, la fiel hinchada nacional tomó las calles de diversos distritos luego que el empate ante Colombia le diera la posibilidad a la selección peruana de disputar la repesca ante Nueva Zelanda.

Los fanáticos expresaron su alegría y confianza de obtener la tan ansiada clasificación a un Mundial después de 36 años. La avenida Larco y el parque Keneddy, en Miraflores, así como la Plaza de Armas, en el Centro de Lima, lucieron llenas de personas con camisetas rojiblancas.

Las celebraciones continuaron en los locales donde los hinchas vieron el cotejo. En diversos puntos se notó la presencia de un contingente policial.

Al ocupar el quinto puesto en las Eliminatorias al Mundial Rusia 2018, Perú mantiene intacta su chance de obtener un cupo en la Copa del Mundo.