La nutricionista D’Janira Páucar, integrante del Programa Nacional A Comer Pescado, explicó que, según la norma sanitaria para las actividades pesqueras y acuícolas, en el puesto de venta el pescado fresco debe mantenerse a una temperatura cercana a los 0°C. (Difusión)
La nutricionista D’Janira Páucar, integrante del Programa Nacional A Comer Pescado, explicó que, según la norma sanitaria para las actividades pesqueras y acuícolas, en el puesto de venta el pescado fresco debe mantenerse a una temperatura cercana a los 0°C. (Difusión)
Redacción EC

El Programa Nacional A Comer Pescado, del Ministerio de la Producción, precisó que el pescado fresco siempre debe comercializarse rodeado de hielo, a fin de garantizar su calidad y valor nutricional, ya que de lo contrario corre el riesgo de descomponerse y poner en peligro la salud de las personas.

La nutricionista D’Janira Páucar, integrante de dicho programa, explicó que, según la norma sanitaria para las actividades pesqueras y acuícolas, en el puesto de venta el pescado fresco debe mantenerse a una temperatura cercana a los 0°C. En los exhibidores o en los recipientes utilizados, el pescado tiene que estar rodeado de hielo, de manera tal que se mantenga frío.

La norma también establece que el hielo que se use para mantener el pescado debe estar limpio y molido, almacenado de manera higiénica y elaborada a partir de agua potable. Además, la mesa de exhibición tiene que ser lavable, de material inoxidable y nunca de madera, con el objetivo de evitar la propagación de bacterias.

Páucar recomienda a las personas no recibir el pescado envuelto en papel periódico y exigir que se lo entreguen en una bolsa de plástico transparente y nueva. “No olvide que en la lista del mercado lo último que debe comprarse siempre es el pescado para que se mantenga fresco y así evitar que los miembros de la familia consuman un producto descompuesto”, expresó.

MÁS MEDIDAS
De acuerdo a la norma sanitaria, el vendedor tiene que contar con ropa de trabajo limpia y en buen estado, usar delantales impermeables, calzado de jebe y guantes. Además, los trapos que usa para limpiar deben estar desinfectados.

El vendedor no debe mezclar el pescado entero con los filetes. “La venta de conchas de abanico, caracoles y otros moluscos debe realizarse en bandejas no oxidables, limpias, desinfectadas, colocadas sobre el hielo del exhibidor”, explicó.

Además, remarcó que la tabla de picar no debe ser de madera, sino acrílico o plástico y el cuchillo no debe contar con mango de madera.

En el puesto de venta de pescado es necesari0 una congeladora o contenedores isotérmicos con tapa y hielo. También es importante un lavadero de material liso, de preferencia de acero inoxidable, y sus paredes deben ser lavables y de color claro, así como contar con instalaciones de agua y desagüe y el piso tiene que ser lavable con desaguadero.