Estudiantes organizadas protestaron esta semana para exigir un protocolo de atención ante casos de violencia de género. (Foto: FEPUCP)
Estudiantes organizadas protestaron esta semana para exigir un protocolo de atención ante casos de violencia de género. (Foto: FEPUCP)
Gladys Pereyra Colchado

La noche del jueves, estudiantes organizadas de la Pontificia Universidad Católica del Perú () realizaron una manifestación para exigir una mejor atención de las autoridades universitarias ante casos de violencia contra alumnas de esta casa de estudios.

Durante la protesta, realizada en el campus y en la avenida Universitaria, se registraron incidentes con la Policía Nacional del Perú. María Fernanda González, secretaria de comunicaciones de la Federación de Estudiantes de la PUCP - FEPUC, denuncia que al menos 20 estudiantes fueron agredidas por los agentes. “Hubo agresiones físicas, a las chicas las golpeaban con sus escudos, incluso las pellizcaban por el lado de la cintura”, dijo a El Comercio.

Precisamente, es día pedían a viva voz una lucha frontal contra la violencia de género, especialmente hacia la mujer.

El eje de sus reclamos se centraba en la falta de una respuesta inmediata para proteger a estudiantes víctimas de violencia de género, sostiene González.

El caso que avivó aún más el descontento por la actuación de autoridades sobre este tema fue la denuncia por intento de feminicidio en agravio de una alumna de la Facultad de Derecho por parte de su expareja, el también estudiante Renzo Tello García (21). La denuncia fue presentada ante la comisaría de Pueblo Libre el 10 de setiembre pasado, en ella, la agraviada contó que fue víctima de ahorcamiento, golpes y mordidas durante varias horas. El certificado del médico legista, difundido por el medio , describió 17 lesiones en su cuerpo a causa del ataque.

Certificado del médico legista confirmó que joven estudiante fue víctima de agresiones. (Foto: teleoLeo.com)
Certificado del médico legista confirmó que joven estudiante fue víctima de agresiones. (Foto: teleoLeo.com)

Trece días después de la denuncia, el lunes 23, la PUCP emitió un donde anunció que se decidió restringir el acceso al campus al investigado, así como acompañamiento legal y psicológico para la joven.

“El año pasado, el 25 de noviembre, la universidad se comprometió a defender a los estudiantes y toda la comunidad universitaria de todo tipo de violencia, pero hemos visto claramente que no es así. Si bien con este problema reciente la universidad actuó muy rápido, y eso es bueno, no ha sido así siempre porque no todos los casos son tan fuertes. Hemos recolectado varios testimonios de chicas denunciando casos de violencia que no solo tienen que ver con alumnos sino también con trabajadores o vigilantes”, agregó González.

–Protocolo contra la violencia de género–

Tras la protesta, miembros de la FEPUCP, la Representación Estudiantil ante la Asamblea Universitaria (REA) y colectivas se reunieron ayer con el rector Carlos Garatea para abordar el problema de la violencia de género en la universidad.

Luego de varias horas de conversaciones, se acordó establecer una mesa diálogo para elaborar un plan de trabajo sobre la formación transversal con enfoque de género a nivel curricular y extracurricular, un diagnóstico sobre violencia de género en la casa de estudio, así como un observatorio de género.

De igual manera, se conformará un comité técnico para la elaboración de un Protocolo contra la violencia de género y articulación con el Reglamento Disciplinario Unificado. “Este Comité estará conformado por cinco especialistas en temas de violencia de género. El Protocolo será presentado al Consejo Universitario en la última sesión del mes de noviembre, previo visto bueno de la Mesa de Diálogo”, señala el acta de la reunión.

–Evaluarán gestión de defensor–

Otra de las demandas de las estudiantes era la destitución del defensor universitario Wilfredo Ardito, a quien acusan de amedrentar a alumnas que denuncian estos casos. El último miércoles, el punto 5 del pliego de reclamos con el que realizaron la protesta tenía que ver directamente con el retiro de Ardito, así como de Carlos Santibáñez, otro integrante de la Defensoría Universitaria, y de Daniel Soria, actual secretario general interino, al considerar que su presencia perjudica la labor para atender casos de violencia de género. Recordaron que hace cinco meses la Asamblea Universitaria instó a Ardito a renunciar.

Al respecto, en la reunión se acordó realizar “una evaluación rigurosa de la gestión” de Ardito e instar a la comisión designada por la Asamblea Universitaria para elegir a la terna que definirá al nuevo Defensor Universitario a que actúe con celeridad y la presente en la próxima sesión.

“El rectorado se compromete a sancionar las negligencias ocurridas en relación a los procesos de violencia de género y a tomar las medidas correctivas que correspondan” agrega el acta.

Antecedentes

Respecto a otras manifestaciones de violencia sexual, desde el 2016 la PUCP cuenta con una comisión especial para atender casos de acoso y hostigamiento sexual en la universidad. A inicios de este año, dicha comisión informó que durante el año pasado se reportaron 32 casos. De las denunciantes, 14 fueron estudiantes, una docente, nueve egresadas, y una trabajadora administrativa, mientras que los denunciados fueron 14 alumnos, ocho docentes, y un asistente de docencia.