Una imagen habitual de la avenida Javier Prado: cientos de taxis y colectivos informales trasladando a un promedio de 2 pasajeros cada uno, perjudicando la circulación de corredores que trasladan a más de 50 personas. Una muestra de que el espacio público no prioriza a la mayoría.
Una imagen habitual de la avenida Javier Prado: cientos de taxis y colectivos informales trasladando a un promedio de 2 pasajeros cada uno, perjudicando la circulación de corredores que trasladan a más de 50 personas. Una muestra de que el espacio público no prioriza a la mayoría.
Juan Pablo León Almenara

Periodista

juan.leon@comercio.com.pe