El ‘peor carro de Lima’ fue descubierto por la campaña #NoTePases cuando circulaba sin puertas, techo, ventanas, revisión técnica ni SOAT. (Foto: Hugo Pérez / El Comercio)
El ‘peor carro de Lima’ fue descubierto por la campaña #NoTePases cuando circulaba sin puertas, techo, ventanas, revisión técnica ni SOAT. (Foto: Hugo Pérez / El Comercio)
Juan Pablo León Almenara

Tres de cada diez vehículos de transporte en Lima superan el límite legal de antigüedad de 15 años y el 79% de autos excede las emisiones permitidas de gases tóxicos, según una muestra realizada por el municipio de Lima. La contaminación ambiental generada por estos vehículos está estrechamente relacionada a las muertes por infecciones respiratorias en el país.

Estas cifras hablan por sí solas de la necesidad de deshacerse de los automóviles viejos y renovar el parque automotor antiguo con un importante sistema: el bono de .

Este programa consiste en otorgar a los propietarios de vehículos antiguos incentivos (de tipo económico) para que retiren sus unidades del parque automotor. En la gestión municipal de Susana Villarán, se chatarrearon cerca de dos mil vehículos con bonos de entre US$5 y US$10 mil, pero este programa fue paralizado en la última gestión de Luis Castañeda Lossio.

En los últimos cinco años, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha realizado cerca de siete remates vehiculares, con lo cual subastó unidades incautadas en sus depósitos y devolvió a las calles cientos de autos antiguos en vez de eliminarlos, como ha denunciado la campaña #NoTePases de El Comercio.

Cambios positivos

Ayer, el Ejecutivo anunció que se aprobó en el Consejo de Ministros el decreto de urgencia que establece el bono del chatarreo, medida que permitirá retirar de circulación los vehículos antiguos y renovar el parque automotor. Para ello se destinarán S/80 millones.

“Esto va acorde a la responsabilidad que tenemos como gobierno de proteger el medio ambiente, de retirar del parque automotor las unidades antiguas”, dijo el primer ministro Vicente Zeballos.

En los próximos 30 días, el gobierno reglamentará los montos que se otorgarán a los propietarios de acuerdo con la antigüedad de cada vehículo, según la titular del Ministerio del Ambiente, Fabiola Muñoz.

“Esta norma busca incentivar a que la gente pueda cambiar unidades más antiguas por nuevas. Queremos priorizar el transporte público, queremos priorizar los vehículos eléctricos y limpios que puedan mejorar la calidad de vida de personas, reducir la contaminación y el ruido”, indicó Muñoz.

Agregó que no tienen una cifra de cuántos vehículos saldrán de circulación con esta medida, pero en las próximas semanas buscarán definirla.

Sobre los remates vehiculares del SAT, que muchas veces permiten que vuelvan a las calles vehículos en pésimas condiciones técnicas, la ministra del Ambiente dijo que esta entidad podría acogerse a este bono y enviar las unidades al chatarreo, en vez de buscar fondos con estas liquidaciones.

Reacciones

Esto, sin embargo, es criticado por especialistas en materia vial, pues en la práctica el Estado estaría pagándole a otra entidad estatal para eliminar autos antiguos.

“El SAT debe buscar otra manera de recaudar. Por otro lado, sobre el bono de chatarreo en concreto, el Estado deberá garantizar que durante el chatarreo no haya un mercado negro de repuestos: todo el auto debe chatarrearse con un sistema acorde al cuidado del medio ambiente”, dice Juan Rapia, especialista en materia de transporte.

Para el exviceministro de Transportes Gustavo Guerra García, el gobierno deberá definir qué segmento de vehículos se va a beneficiar con el bono.

“Por ejemplo, ¿va a chatarrear vehículos de carga, donde hay autos más viejos? El problema es que el segmento de carga es un servicio privado y no público, y ellos no tienen mucho incentivo de deshacerse del vehículo (porque les genera rentabilidad). Hay que tratarlo como una buena noticia pero cada segmento [tipo de auto] deberá tener un programa y tener una lógica”, indicó.

Señaló que debe haber un esquema de incentivos y una política definida, en un contexto de reforma del transporte público.

Lo que debe saber

-El exviceministro de Transportes Gustavo Guerra García cree que lo primero que debe definir el gobierno es qué planta de chatarreo hará el trabajo y, posteriormente, qué planta certificadora ambiental supervisará que las piezas no vuelvan al mercado negro.

-Según especialistas en materia vial, uno de los criterios más importantes que debe definir el gobierno es la estructura de valores (precios) de acuerdo al tipo de auto. Esto evitará situaciones en que cualquier dueño se beneficie sin que lo amerite necesariamente.