La comuna limeña promete reforzar el programa de chatarreo para renovar el parque automotor. (Foto: Hugo Pérez / Archivo)
La comuna limeña promete reforzar el programa de chatarreo para renovar el parque automotor. (Foto: Hugo Pérez / Archivo)
Juan Pablo León

La anunció anoche a El Comercio la suspensión del remate vehicular que iba a realizarse el 6, 7 y 8 de agosto próximos.




El motivo del anuncio es que esta venta de vehículos incautados contemplaba una gran cantidad de combis, coasters y otras unidades con más de 30 años de antigüedad, que iban a regresar a las calles en las mismas condiciones en las que fueron internadas y a continuar contaminando.

“Como parte de su política de promoción del chatarreo de la flota antigua de vehículos, la Municipalidad de Lima ha decidido suspender la subasta de vehículos que el SAT habría previsto realizar el 6, 7 y 8 de agosto. Dicha subasta será replanteada, a fin de evitar que vehículos con excesiva antigüedad salgan a las calles”, sostuvo la comuna.

—Combis inmortales—
En los últimos cuatro años se han realizado siete remates vehiculares del SAT. En cada uno se vendieron entre 400 y 600 vehículos anteriormente incautados por deudas, y más del 80% de ellos sobrepasaban los 20 años de antigüedad.

En otras palabras, desde el 2015 hasta el 2019 han vuelto a salir a las calles casi 3.000 vehículos antiguos, entre combis, coasters y de tipo sedán, en vez de haber sido chatarreados, como ocurre en la mayoría de países de América Latina que buscan renovar su parque automotor. Estos 3.000 vehículos se unieron a las más de 15.000 combis que aún circulan en la ciudad, 20% de las cuales supera los 15 años de antigüedad, según los registros de la Gerencia de Transporte Urbano solicitados en el 2018.

112 MIL TONELADAS​ DE CO2

se han reducido gracias al programa de chatarreo en lo que va del año, según informó la comuna limeña.

Un vehículo con más de 20 años contamina el equivalente a 36 vehículos nuevos, según un estudio realizado en España. Para expertos en materia vial, era contradictorio que la municipalidad permita el regreso a las calles de combis antiguas, cuando al mismo tiempo administraba un programa de chatarreo que busca renovar el parque automotor.

—La clave: el chatarreo—
La campaña #NoTePases ha revelado que, en años anteriores, el programa de chatarreo no ha logrado incentivar a los propietarios de vehículos antiguos a deshacerse de estos bienes, pues el negocio del transporte informal en zonas poco fiscalizadas era más rentable que lo que los dueños podrían obtener con el bono de chatarreo.

La gestión municipal actual ha anunciado que reforzará este plan de destrucción de vehículos antiguos con bonos de entre US$4 mil y US$10 mil. En lo que va del año se han chatarreado 79 vehículos antiguos.

Lee también:

TAGS RELACIONADOS