"Rocketman"  es también un espectáculo fílmico que tiene la virtud de difuminar la distinción entre realidad y fantasía, entre mundo objetivo y mundo subjetivo. (Foto: Difusión)
"Rocketman" es también un espectáculo fílmico que tiene la virtud de difuminar la distinción entre realidad y fantasía, entre mundo objetivo y mundo subjetivo. (Foto: Difusión)
Sebastián Pimentel

Aunque ya esté en pocas salas, no quería dejar de comentar “”, cinta del británico Dexter Fletcher sobre la vida de Elton John. Se trata de una película biográfica que abarca buena parte de la historia del músico, pero que, sobre todo, se concentra en su infancia y juventud, recorriendo –como hacen la mayoría de ‘biopics’ de este tipo– sus ascensos a la fama, caídas en las drogas y final recuperación de su salud y carrera artística.

Lo primero que viene a la mente al ver esta película es el anterior, y muy exitoso, ‘biopic’ sobre la vida de otra estrella inglesa del siglo pasado, Freddie Mercury. En esa película, dirigida por Bryan Singer, el cantante de Queen era un desorientado genio que buscaba calzar en una identidad que nunca es la suya –salvo la de los escenarios–. En el trayecto, se formulaba una lucha moral contra el mal, en la forma de su pareja-mánager.

Pues bien, esta “Rocketman” es más abierta en la forma de plantear los conflictos de una estrella del rock que no sabe cómo afrontar su identidad gay en un mundo –el del siglo XX– aún muy pacato y conservador. De alguna manera, “Bohemian Rhapsody” era maniquea: las fuerzas del mal siempre amenazaban a un ser “puro”. En el caso de “Rocketman”, es claro que los problemas de Elton John son más interiores que exteriores.

Lo valioso de la cinta de Fletcher es que, además, apuesta por un musical en un sentido más clásico de la palabra. Es decir, en lugar de que las canciones tomen cuerpo solo en las actuaciones en vivo del artista –como en el caso de Mercury–, esta vez se escenifican en las calles con coreografías multitudinarias –como en “La La Land”, para dar un ejemplo reciente–, y son cantadas por todos los personajes del filme. 

Se nota que Fletcher es un cineasta inteligente, y su apuesta por un musical, en todo el sentido de la palabra, hace de este filme algo más cercano a la ópera rock al estilo de títulos emblemáticos como “Tommy” (1975), sobre The Who, del también británico Ken Russell. De hecho, es notoria la herencia russelliana de extravagancia casi kitsch, así como el barroquismo desparpajado y a la vez muy trabajado de las secuencias musicales.

Pero “Rocketman” no solo es un carnaval que aprovecha la particular estética glamorosa y travestida de Elton John. Es también un espectáculo fílmico que tiene la virtud de difuminar la distinción entre realidad y fantasía, entre mundo objetivo y mundo subjetivo. A la vez, y con un ritmo y fluencia muy bien logrados, se construye una historia marcada por la timidez, la angustia y el constante abatimiento de un ser humano golpeado desde niño.

En ese sentido, la actuación de Taron Egerton es notable. Su personificación del cantante de “Good Bye Yellow Brick Road” transmite una gama amplia de emociones, pero sobre todo una capacidad del personaje para ser reflexivo, para interiorizar una meditación constante, entre afligida e irónica, de los momentos que marcan su vida. En esto es un acierto también Jamie Bell como Bernie Taupin, mejor amigo y coautor de los hits de Elton John.

Al final, la imposibilidad de que el padre dé un abrazo, una madre hipócrita, un mánager explotador, son algunas de las pautas que hacen esta mezcla de drama y comedia, por cierto, muy bien equilibrados por la textura onírica de los sets musicales. Aunque no todo es perfecto. Algunos temas no se trabajan mucho y, en el desenlace, la cinta apura un cierre que, sin embargo, evita la victimización. “Rocketman”, por último, es también desprejuiciada a la hora de mostrar el sexo y la decadencia. Esta, que es abundante, es vista desde la asunción de una vida y una intensidad de la que Elton John no se arrepiente, y que también se festeja. En ese sentido, este es un filme muy libre, y más complejo que otros de su tipo.

MÁS INFORMACIÓN:
Título original: “Rocketman”.
Género: biografía, musical, drama.
País: Estados Unidos, 2019.
Director: Dexter Fletcher.
Reparto: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden.
Puntuación: 3.5/5

TAGS RELACIONADOS