Constantine: una reseña sobre "Hellblazer"
Constantine: una reseña sobre "Hellblazer"
Redacción EC

Esta noche se estrena en el Perú la serie "" y me he prometido verla armado de harta canchita, un cuba libre con hielo y el cuadro del Corazón de Jesús como mudo testigo al fondo del pasillo. Mi hijo mayor amenaza  con hacerme grata compañía y al menor habrá que hacerlo dormir antes para que no me pida jugar ni ayudarlo con un rompecabezas en plena transmisión.

Tanta expectativa  tiene dos simples razones. La primera: las escenas vistas en los avances y los comentarios de quienes ya han disfrutado la serie permiten aventurar que esta pega y pega fuerte. No solo por la trama sino por los efectos especiales y la ambientación. La segunda razón es porque se basa en “Hellblazer”, uno de los cómics de mayor impacto que he leído y porque su protagonista, John Constantine, es uno de los jijunas más cínicos y adorables del mundo del noveno arte.

O sea, soy fan de “Hellblazer” y quiero contarles por qué. Quienes no conocen de qué va la cosa, la resumo rapidito: John Constantine es un inglés que funge de mago, pero no uno que utiliza juegos de naipes o conejos en sombreros, sino uno que entabla contacto con brujos, demonios, ángeles, seres fantásticos y tenebrosos, nigromantes, psíquicos, etc. Un tipo que ha hecho de la ironía y el cinismo sus escudos preferidos, y que puede ser perfectamente calificado como un truhan. (ADOLFO BAZÁN)