Redacción EC

, el manga más exitoso estrenará su capítulo 87 y en este un viejo enemigo regresa para poner todo de cabeza y así buscar vencer a unos agotados Goku y Vegeta.

Gracias a las filtraciones de un conocido ‘insider’, se ha podido conocer cómo termina la saga de Granola.

El capítulo 87 de Dragon Ball Super tiene como título “El Guerrero más poderoso del Universo revelado” y, pese a que se lanzará oficialmente el próximo 20 de agosto a través de MangaPlus, ya se han conocido detalles de lo que encontraremos en esta nueva entrega.

SPOILERS: El regreso del “Emperador del Mal”

Luego de una intensa batalla contra Gas y los Heeters, Goku, Vegeta y Granola finalmente están tranquilos pero muy mal heridos. Sin embargo, el abuelo adoptivo del ceresiano, Monaito, fue herido de gravedad por un personaje misterioso del que no se supo más hasta este episodio.

El autor del ataque al namekiano fue Gas quien no fue destruido por la poderosa embestida de Granola y volvió con una apariencia parecida a la de un zombie. Tras haber sido curados levemente por Monaito, Goku y Vegeta se disponen a pelear nuevamente contra este adversario con sus formas Ultra Instinto y Megainstinto. El villano logra golpearlos pero antes de que pudiese continuar con su ataque, aparece el “emperador del mal”: Freezer.

El villano bajó de su nave para golpear sin piedad a Gas y asesinar a Elec, aclarando unas cuantas cosas con este último antes de acabarlo. Freezer revela que el líder de los Heeters lo convocó al planeta Cereal para negociar, pero este siempre supo su verdadera motivación: eliminarlo. El tirano menciona que siempre supo que lo traicionarían, por lo que usó al grupo para su propio beneficio durante los últimos 40 años.

Luego, Freezer mata a Gas con suma facilidad. Goku y Vegeta quedan asombrados pues Gas era considerado “el guerrero más fuerte del universo”. Pero, Freezer les revela que durante todo este tiempo estuvo entrenando en otro reino fuera del Universo 7 por lo que no fue alcanzado por el deseo que pidió el Heeter.

Este reino es como una Habitación del Tiempo, al que el villano no accedió mediante el templo sagrado de Kamisama, sino a través de un planeta que visitó y en el que halló un lugar en donde “el tiempo fluye de forma distinta”.

Fue ahí donde Freezer entrenó por 10 años, que en realidad fueron 10 días, y obtuvo una nueva transformación capaz de derrotar por fin a sus enemigos saiyajin. Ahora, el malvado se bautizó como “Black Freezer”.

Con su nueva apariencia, Freezer pudo vencer a Goku y Vegeta fácilmente, pero los dejó vivir porque no se encontraba en el planeta para matarlos a ellos. Tras noquearlos, el “emperador del mal” se lleva a Oil y Maki, los dos Heeters que sobrevivieron, a bordo de su nave.

Goku y Vegeta deciden entrenar en el planeta de Bills y el primero le propone a Granola que se les una, pero este se niega ya que quiere buscar las esferas del dragón para poder restaurar su planeta a su forma original. Vegeta le da el radar del dragón para hacer su tarea más fácil y Monaito le da a Goku el rastreador de su padre Bardock.

Granola se despide de los protagonistas y estos se dirigen al planeta del Dios de la Destrucción, con la intención de volverse lo suficientemente poderosos como para poder derrotar a Black Freezer en el futuro.

Con este capítulo, Dragon Ball Super finalmente acaba con el arco de “Granola, el sobreviviente”, considerado uno de los villanos más emblemáticos y ahora más poderoso que sus protagonistas.

Sin embargo, los fanáticos tendrán que esperar pues Dragon Ball Super estará en pausa durante el mes de setiembre, por lo que regresará con una nueva saga para el mes de octubre.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más