José Carlos Picón

El francés Thomas Jacob ha desarrollado un proyecto que combina moda, diseño, fotografía y conciencia social. Pietá es la marca que impulsa Jacob a través de un emprendimiento que incorpora a presos por diversos delitos que purgan condena en cárceles de la capital. La confección y la hechura de las piezas de vestir son elaboradas por los presidiarios en talleres industriales ubicados en los penales. El diseñador tomó contacto con el fotógrafo peruano Alex Neumann para realizar una serie de registros y retratos, cuyo centro eje es la exhibición de las prendas. Son los propios condenados quienes lucen los diseños de Jacob.

El resultado de esa unión de fuerzas se puede apreciar en la exposición fotográfica de Neumann en la galería Impakto: “Pietá”. Esta “enhebra un corpus de imágenes enmarcadas en las ideas de ‘mirada que vigila’ y ‘caracterización’. Se muestran piezas que trabajan sobre el engranaje del dispositivo carcelario, paisajes y vistas de su ubicación geográfica, tomas del edificio, presencia de vigilantes y retratos de reclusos de diversos recintos que se involucran en el desarrollo del empoderamiento de la marca Pietá, como en el caso de San Juan de Lurigancho”, escribe Sebastián Vidal Mackinson para el texto de la muestra.

“La exhibición al principio no estaba pensada, fue perfilándose en el camino”, cuenta Neumann. “La mayoría de estas fotos son parte de la mecánica publicitaria de Pietá”.


(Video: Pietá/ YouTube)

CUATRO PAREDES
Ancón, Lurigancho y San Jorge son los penales que recorrió Alex en busca de materializar la esencia del proyecto. “Vestir a los presidiarios con prendas de la marca y dejar que continúen su intercambio dentro de los espacios regulares en los que habitan cotidianamente durante su encierro”.

Las miradas retan al espectador que transita por la galería envuelta de imágenes extraídas de un escenario a todas luces opresivo y claustrofóbico, pero que sin duda, bajo la estética de la fotografía documental y el ángulo de trabajo de modas y diseño, dotan al discurso de varios caminos de lectura. “Neumann fotografía varones que posan deliberadamente ante cámara, que asumen afectación y que buscan camuflarse en modos de comportamiento esperados: mirada dura, posturas viriles, actitud altanera”, refiere Vidal. 

“Nunca han posado en foto de modas. La idea es que esta se siga difundiendo. Dentro ganan un sueldo por prenda, y cuando salen pueden seguir trabajando en la empresa”, dice Neumann. Iniciativa vital.