10 canciones de MGMT que quisiéramos escuchar en Lima
10 canciones de MGMT que quisiéramos escuchar en Lima

RAFAEL VALDIZÁN ()

MGMT consiste de Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser. Y algunos músicos más cuando se trata de tocar en directo. En el 2008 nos sorprendieron con un trabajo impecable, uno de los mejores de aquel año, llamado "Oracular Spectacular", y dieron la sensación de que estábamos ante la 'next big thing' dentro del indie y el rock psicodélico. A la fecha, hay dos discos más de la dupla y otra sensación diferente: no hablamos de decepción, pero sí (tal vez) de expectativas muy altas (de parte nuestra y suponemos que de muchos más). "Congratulations" salió en el 2010, guardando aún momentos de sumo interés, y "MGMT" fue lanzado en el 2013, un disco que nos ha costado más trabajo digerir (y aceptar). Pero que preserva, en un manojo de canciones, ecos que nos devuelven al 2008, a la época de la promesa.  

Sea como sea, será magnífico ver en escena, por primera vez en nuestro país, un proyecto fresco, del nuevo milenio, con todos sus vuelos psicodélicos y experimentales. La cita es el 4 de noviembre en el Parque de la Exposición. También se presenta The Drums.

Estas son nuestras canciones favoritas de MGMT. Nos conformamos si tocan al menos el 50% de ellas. 

1. "Of Moons, Birds & Monsters"

Del primer disco de MGMT. Una pista que bien podría dividirse en dos partes: una de paso ligero, muy melódica, adictiva; y otra que frena el ritmo para introducirnos en una especie de cajón, en el que reina una agradable oscuridad. 

2. "Weekend Wars"

También incluida en el "Oracular Spectacular". Es casi una balada. Casi. En realidad, luego se dispara hacia otros rincones dejando a su paso una seguidilla de melodías que juegan a la ambigüedad entre lo ingenuo y lo retorcido. Y ahí radica su encanto.

3. "Siberian Breaks"

El mejor momento del segundo disco de MGMT, "Congratulations". Un viaje extenso, que comienza en la placidez de unas relajantes guitarras acústicas, que continúa con un caleidoscopio de armonías vocales y que desemboca en un espacio en el que reina la psicodelia. Son más de 12 minutos que bien valen la pena recorrer.

4. "Electric Feel"

Otro punto alto del álbum de debut de MGMT. Propone un ritmo que parece haber atravesado el túnel del tiempo, desde mediados de los setenta, con una vena que podríamos asociar inmediatamente con la música disco de entonces.

5. "It's Working"

Canción que destaca entre varias otras del segundo trabajo del dúo. Está enclavada dentro del espíritu psicodélico de la década del sesenta. Es como si hubieran vestido a con ropa de fiesta para hacerlo entrar a una danza de máscaras. 

6. "Mystery Disease"

Si bien el último disco de MGMT es menos cómodo para transitar por sus friccionados episodios, un tema como "Mystery Disease" llama la atención. Oscuro y claustrofóbico, muestra la cara menos amable de la dupla. Y eso es más que interesante. 


7. "Kids"

Uno de los éxitos más notorios del "Oracular Spectacular". Es una melodía feliz que parece tener la facultad de invadirlo todo con una gigantesca sonrisa. Parece una ronda para niños o una fiesta con payasos. 

8. "Congratulations"

Tema que le da el nombre al segundo trabajo de la dupla. Es un paseo cadencioso, con algún aire floydeano de la época del "A Saucerful of Secrets". Sin duda, una melodía que invita a una paz trascendental, a un estado de reflexión introspectiva.

9.  "Time to Pretend"

A pesar de su inicio en extremo chillón, la canción endereza el rumbo de inmediato: nos mueve a través de una pista en la que confluyen un ritmo irresistible y una melodía vocal poco ortodoxa y aun así pegadiza. 

10. "Alien Days"

Uno de los temas centrales del tercer disco de MGMT. Una propuesta algo inusual para un single (no es una pista accesible). Pero de eso se trata si de MGMT hablamos: se trata de no seguir huellas muy profundas, sino de buscar salidas y vías aledañas.