AC/DC: ¿Por qué es importante para la historia del rock?
AC/DC: ¿Por qué es importante para la historia del rock?

FRANCISCO MELGAR WONG

Una de las raíces de la música rock está en el blues de la ciudad de Chicago. Algunos pioneros del rock n’ roll (en especial Chuck Berry y Bo Diddley) bebieron copiosamente de las grabaciones de Muddy Waters y Howlin’ Wolf, y la versión del rock que crearon conservó los lazos con la simplicidad rítmica y la orquestación minimalista que estos dos gigantes del blues desarrollaron.

A medida que el rock fue evolucionando y bandas como y The Byrds empezaron a grabar canciones cada vez más complejas (invitando orquestas al estudio o tomando prestadas escalas del jazz o la música hindú) el rock tomó un camino diferente, en el que el virtuosismo ocupó un lugar privilegiado. Las bandas de rock progresivo que emergieron en los años 70 (en especial Yes y Emerson, Lake and Palmer) fueron una consecuencia de esta sofisticación instrumental en el género.

Por otro lado, las letras de Bob Dylan (influenciadas por la poesía de Allen Ginsberg) hicieron que muchos compositores empezaran a verse como escritores más que como letristas. De pronto, escribir canciones se volvió  un asunto literario, mejor resuelto por mentes educadas en el canon de la academia (por ejemplo, Leonard Cohen).

Este es el contexto en que apareció AC/DC, una banda que trajo la simplicidad instrumental y el lenguaje inmediato y cotidiano de vuelta al rock. La agrupación australiana conformada originalmente por el baterista Phil Rudd, el bajista Cliff Williams, los guitarristas Malcolm y Angus Young y el vocalista Bon Scott (quien al morir sería reemplazado por Brian Johnson) es una prueba de que a veces es cierto el dicho “Menos es más”.

Con mínimos recursos instrumentales, pero con una contundencia y una precisión de reloj suizo, AC/DC cuestionó la expresividad asociada a la opulencia instrumental de las bandas integradas por superdotados del virtuosismo instrumental. Esto le reveló a una nueva generación de rockeros que con tres acordes y un ritmo seguro se podía crear un vehículo perfecto para decir lo que a uno le nacía decir.

En lo relativo a las letras, las canciones de AC/DC volvieron a ocuparse de los temas tradicionales del blues y del primer rock n’ roll: el sexo casual como una vía de escape a una agenda marcada por la monotonía laboral y la música como un símbolo del poder que uno podía crear para sí mismo al forjar sus propias normas de conducta.

Los discos están ahí para quien quiera tomar la ruta señalada por la banda. Se trata de una carretera que -según una de sus propias canciones- los llevará al infierno. Aunque para algunos se trata en realidad de un camino seguro al cielo.

TAGS RELACIONADOS