Alejandra Guzmán: el regreso de una cantante con garra
Alejandra Guzmán: el regreso de una cantante con garra

FRANCISCO MELGAR WONG

Alejandra Guzmán volvió a cantar para sus admiradores limeños luego de diecisiete años de ausencia. El concierto, que se realizó anoche en el Jockey Club del Perú, logró convocar a las ocho mil personas que caben en las instalaciones y debe considerarse, desde ese punto de vista, un éxito.

Ahora bien, después de ver en este mismo escenario a Luis Miguel y Raphael, uno no puede evitar hacer comparaciones que muestran las carencias y también las virtudes del show de ‘La Guzmán’.

Por un lado, la banda que la acompaña cumplió con su función la mayor parte del tiempo, pero por momentos también dejó que la música cayera en lagunas de vacuidad, en los que no se pusieron los acentos donde se debía, en especial al final de las canciones.

Por otro, Alejandra no es la cantante mejor dotada en cuanto a su rango vocal (como un Raphael), ni guarda recursos técnicos bajo la manga para modular la intensidad de las canciones a partir de su voz (como un Luis Miguel).

Pero el logro de la mexicana reside justamente ahí: en que a pesar de tener algunas limitaciones técnicas (como las dos que acabo de mencionar), no tiene problemas en sacar adelante su show. ¿Cómo lo logra? Con garra. En ese sentido, frente a sus limitaciones técnicas, la actitud y la garra que ‘La Guzmán’ tiene en el escenario se imponen y ya pueden considerarse su marca personal. Y eso, desde este punto de vista, debe considerarse un éxito.