La colombiana Greeicy Rendón fue una de las principales invitadas al Festival Heat Guayaquil.
La colombiana Greeicy Rendón fue una de las principales invitadas al Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión
Melvyn Arce Ruiz

‘La Perla del Pacífico’, como se le conoce a la ciudad de , fue testigo de la más reciente edición del . Y haciéndole honor a su apelativo, el encuentro permitió que el público no solo esté frente a frente con algunas populares figuras de la música actual, sino que descubra nuevos talentos que se esconden como piedras preciosas esperando a mostrar su luz.

El evento fue dividido estratégicamente para lograrlo. La primera parte estuvo dedicada precisamente a esos nuevos valores de diferentes procedencias, con especial énfasis en las voces de Ecuador, un país que le ha dado al mundo grandes talentos musicales como y Segundo Rosero, y que ahora tiene una nueva generación que apuesta por géneros como el pop/rock, el urbano y la bachata.

MIRA: La Segura en el Festival Heat 2022: “Las redes sociales me sacaron de un momento de depresión”

Las puertas del Estadio Modelo Alberto Spencer se abrieron al público a las 2 p.m. Miles de personas acudieron al evento que se realizó de manera gratuita y que fue transmitido en vivo por la señal de HTV. A las 5 en punto, gracias a la precisión que requieren los espectáculos televisados, salió a escena el mexicano Kunno, quien ha decidido dar el salto a la escena musical tras ganar popularidad en toda la región con sus contenidos de entretenimiento en redes sociales. Le tomaron la posta Yilda Banchón, una cantante de 20 años que lleva 13 de ellos siendo un nombre conocido para los ecuatorianos, y que ya ha lanzado con éxito una nueva propuesta en su carrera musical con temas como “Sí, ajá, ya sé” o “Bye bye”; y luego Nikki Mckliff, guayaquileña que inspira su estilo en nombres como Avril Lavigne y Paramore, y que salió a presentar temas con mucho ‘punche’ como “Enamorada de ti” y “Un poco más”.

'Los bandoleros', como se les conoce a los fans de la ecuatoriana Andreína Bravo.
'Los bandoleros', como se les conoce a los fans de la ecuatoriana Andreína Bravo.
/ Difusión

Aunque para las ‘performance’ que van a ser televisadas, muchos artistas prefieren (por más que tengan los recursos vocales) utilizar el famoso ‘playback’, como ocurrió en el Festival Heat en varias presentaciones, también hubo artistas que decidieron correr los riesgos (lo que felicitamos) y salir con voz en vivo, como el caso de Mckliff y Jonathan Luna, un colombiano que ha hecho su vida y carrera en Ecuador -como él mismo destacó-, que fue el siguiente en subir al escenario con ritmos más bailables y la presencia del acordeón en temas como “Pienso en ti” y “La muy muy”.

Los que siguen

El bloque de los nuevos talentos emergentes continuó con un viaje a Centro América. Primero ingresó una adolescente de 15 años que se las trae. Valeria Fernández, conocida como VF7, mostró todo el ‘flow’ que tiene a su corta edad y que le ha hecho ya hacer ‘feats’ con cantantes más consagrados como su compatriota Rauw Alejandro. Después de su show, siguió otro boricua: Chris Andrew, que vestido con motivos ‘animal print’, mostró en tres temas por qué ha sido apadrinado por Wisin, de Wisin y Yandel, en su disquera. Desde República Dominicana se hizo presente ‘La Gabi’, que a sus 18 años se distingue por una seguridad en la tarima que la perfila como una ‘performer’ y no solo una cantante. La estadounidense Nicole Vega puso la picardía de las letras clásicas del regional mexicano en temas como “Ladren perros”, “Supuesta amiga” y “Maniquí. Finalmente, la costarricense Anna Sofía entró con una guitarra a ritmo de ‘bossa’ para “Cómo fue”, una canción que juega con la letra de “Oye como va” de Santana. Y también se dio un momento para hacer un solo de batería.

La puertorriqueña VF7 en el Festival Heat Guayaquil.
La puertorriqueña VF7 en el Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Cada bloque del Festival Heat contó con duplas de animadores. Entre ellos, el venezolano Marko, los ecuatorianos Michela Pinbu y Kevlex, pero vale la pena destacar el trabajo de la dupla que conformaron Kunno y Jonathan Estrada. Ambos supieron seguirse muy el ritmo e improvisaron situaciones muy divertidas que conectaron con el público presente en las primeras filas del ‘venue’.

La segunda parte del Festival Heat Guayaquil estuvo protagonizada por las voces actuales que ya se destacan en diferentes puntos del mundo. Aquí subieron al escenario el ecuatoriano Maykel, que puso a cantar a todos los presentes su hit “A prueba de todo”. Las gargantas de los asistentes siguieron calentando con Francy, artista colombiana de música regional que tiene temas que son himnos de despecho y desamor. Entre ellos “Que sufra, que chupe y que llore”, que también movió masas en el estadio. Una suave garúa marcó las presentaciones del dominicano Bulova y de Gabriel Pagán, pero para las 8 de la noche, cuando ingresó a escena Mirella Cesa, la ecuatoriana que ganó el Festival de Viña del Mar con el tema “La corriente”, ya el cielo estaba despejado nuevamente.

Después de temas como “Digan lo que digan” y “La pregunta de cajón”, invitó a su compatriota Pamela Cortés para cantar a dúo “Me quedo contigo”, dejando una gran foto de dos voces consagradas de su país que luego le dieron pase a una nueva promesa Mar Rendon, de 19 años, y que se proyecta internacionalmente tras quedar entre las finalistas del programa mexicano “La academia”.

Rendón cantó “Déjame ir” y “Laura no está”. Luego le dijo al público: “Vamos a seguir sacando adelante nuestra música ecuatoriana”. Tras la participación del colombiano Álex Campos, que conmovió hasta las lágrimas a algunos de los presentes con sus composiciones de alabanza que lo han convertido de los artistas de música cristiana que más gente congregan en la región, continuó la guyaquileña Dayanara, quien se unió a sus compatriotas Mirella Cesa, Pamela Cortés y Andreína Bravo en la interpretación de “Ama, vive y sueña”, el tema oficial de la ciudad anfitriona del evento.

Amor de madre

A partir de las 9:30 p.m., ya con más de 20 mil personas en el recinto, salieron al escenario los artistas más esperados. El colombiano Jessi Uribe, muy popular en Ecuador; la caleña Fanny Lu; la ecuatoriana Pamela Cortés, quien regresó a los escenarios tras un problema de salud que, como dice ella, ha convertido al bastón en su nuevo aliado en el escenario, y que convirtió a los presentes en una sola voz cuando llegó el momento de su famosa balada “Dicen”; y los puertorriqueños de Alexis y Fido que con temas como “5 letras” justificaron su apelativo de ‘Los reyes del perreo’.

Fanny Lu y su hijo Teo compartieron escenario en el Festival Heat Guayaquil.
Fanny Lu y su hijo Teo compartieron escenario en el Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Cabe mencionar que la ‘performance’ de la colombiana Fanny Lu contó con un elemento sorpresa. Al final de “Flores”, apareció su hijo Teo, quien recientemente ha comenzado su carrera musical, para acompañarla en el coro de uno de sus grandes éxitos. Tras ello, la artista le dejó todo el escenario a su heredero para que cante “Chocolatico”, su más reciente sencillo. “Estoy muy orgullosa de ser tu mamá”, dijo la artista tras contarle al público que este había sido el debut internacional de Teo.

El ruiseñor de América

Luego de esta presentación se produjo uno de los mejores momentos de la noche: 5 voces destacadas de diferentes puntos del continente fueron elegidas para interpretar sus versiones de temas clásicos de Julio Jaramillo, el artista ecuatoriano más conocido en el mundo y gran difusor de pasillos y boleros.

El colombiano Jessie Uribe volvió al escenario para interpretar “Odiáme”, un tema que en su versión en vals es muy famoso en el Perú. Siguió el chileno Américo con “Un disco más”, luego Paola Jara cantó “El aguacate”. El dominicano Eddy Herrera dejó por un momento su tradicional merengue para “Nuestro juramento” y, finalmente, Jorge Celedón cantó “Rondando tu esquina”.

Todo esto ocurrió ante la atenta mirada de los familiares de Julio Jaramillo, quienes fueron invitados al concierto y escuchaban con mucha atención desde la primera fila dispuesta en el campo del estadio.

Esencia peruana

Aunque esta edición del Festival Heat, que en el pasado también tuvo como sede a Lima, no hubo peruanos invitados, el país se hizo presente a través de las voces de otros talentos. La primera en poner los colores rojo y blanco en una de sus canciones fue la colombiana Goyo, que ingresó al escenario con un ‘sample’ de “Me gritaron negra” de la compositora y difusora de la cultura afroperuana Victoria Santa Cruz.

La colombiana Goyo en el Festival Heat Guayaquil.
La colombiana Goyo en el Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Pero fue en el show del chileno Américo que se sintió más esta conexión con el Perú con las cumbias de autores nacionales que forman parte del repertorio del famoso intérprete. “El embrujo” y “Que levante la mano” del piurano Estanis Mogollón, así como la muy internacional “Lejos de ti” de Pelo D’Ambrosio remecieron el Estadio modelo Alberto Spencer e iniciaron la etapa final de la maratón musical.

En la que podríamos definir como la tercera parte del festival los protagonistas fueron los ritmos latinos: cumbias, merengues, salsa y vallenato fueron algunos de los géneros que nos hicieron sentir la raíz muy fuerte en América Latina.

Américo en el Festival Heat Guayaquil.
Américo en el Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Además de Américo, aquí brillaron Willy García, exvoz del Grupo Niche, con los clásicos “Eres” y “La magia de tus besos”. La dominicana Miriam Cruz, ex integrante de Las chicas del can, puso a todos a bailar con las inmortales “Juana la cubana” y “La loba”. “Desde que era una ‘chica del can’ no pisaba esta tierra. Gracias por esta oportunidad. Esta noche fue perfecta para mí”, confesó la artista.

El colombiano Jorge Celedón trajo no solo el ritmo de su tierra, sino también la forma positiva de ver el día a día con canciones como: “Sin perdón”, que puso a repetir a los presentes la frase “uno quiere pa’ que lo quieran”; y “Esta vida”, con bellas estrofas como: “Ay, qué bonita es esta vida. Aunque a veces duela tanto y a pesar de los pesares siempre hay alguien que nos quiere, siempre hay alguien que nos cuida”. En esta etapa del show también estuvo Eddy Herrera, otro de los artistas que apostaron por salir con voz 100% en vivo, aunque en su caso contó con los coros ensordecedores de los asistentes en “Un idiota”, “Pégame tu vicio” y “Ajena”.

La pareja del momento y el fin de fiesta

El estelar no podía continuar sin dos nombres llamativos en el cartel: los colombianos Greeicy Rendón y Mike Bahía. Aunque ambos se encuentran en el marco de su gira “Amantes Tour”, por la que recorren el mundo junto a su hijo Kai y comparten escenario, en esta ocasión no cantaron juntos.

Mike Bahía junto a Marko y Jonathan Estrada en el Festival Heat Guayaquil.
Mike Bahía junto a Marko y Jonathan Estrada en el Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Mike Bahía fue el primero en salir a escena. Entró solo con su guitarra acústica y cantó en vivo “La vida”. En la frase de cierre en la que dice: “Yo era feliz y no sabía. Supongo que así es la vida. Nos centramos en el lugar, cuando lo importante es y siempre será la compañía”, entró Greeicy, aunque solo para llevarse la guitarra y permitir que el show se torne más urbano con temas, ya con coreografía incluida, de “Detente” y, al cierre, “El egoísmo” con Dekko como invitado sorpresa.

Durante su ‘performance’, Greeicy cantó “Te creí”; un tema de reggae que se transforma en reggaetón con toques de pop. También “Los besos” y “Esta noche”, que incluyeron vistosas coreografías con elementos típicos de las danzas colombianas. Rendón se despidió con “Lejos conmigo”, su reciente colaboración con Alejandro Sanz.

Pocos minutos antes de la 1 de la madrugada del viernes, fue el turno de Andreína Bravo, una guayaquileña que ha ganado reconocimiento en diferentes países por su paso por el ‘reality’ “El poder del amor” y que cuenta con uno de los clubes de fans más entregados.

Andreína Bravo fue parte del cierre del Festival Heat Guayaquil.
Andreína Bravo fue parte del cierre del Festival Heat Guayaquil.
/ Difusión

Desde muy temprano sus seguidores, estuvieron con carteles y cánticos esperando a la ecuatoriana, que salió casi con el sol con sus temas “Medicina”, “Arte” y “Bandolera”, interpretados con un cuerpo de baile muy sólido.

Pero el gran cierre de la noche estaría reservado para un dominicano: Chimbala, que nos devolvió a los ritmos originarios con toda la potencia del ‘dembow’ y temas como “Esta sí”. Así llegó a su fin el encuentro musical que, como suele caracterizar a las ediciones de los Heat, permitió conectar con lo que está pasando en diferentes naciones de América y recordarnos cómo nuestras diferentes expresiones musicales y sus cadencias están más conectadas de lo que a veces parece.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más