Además de su faceta musical, Araceli Poma es una de las productoras del proyecto Just Play Perú. (Foto: Just Play Perú)
Además de su faceta musical, Araceli Poma es una de las productoras del proyecto Just Play Perú. (Foto: Just Play Perú)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Tras comenzar en Nueva York en el 2013, el recorrido musical del proyecto Just Play pasó por New Orleans, La Habana, San Juan de Puerto Rico y, en el 2018, aterrizó en el Perú. Un viaje que persigue la diáspora africana en América a través de sus ritmos, y que tiene como productores a Matt Geraghty, Daniel Thissen y la peruana Araceli Poma.

La parada local de Just Play, sin embargo, fue diferente a las anteriores. “Tras hacer varias entrevistas, se llegó a la conclusión de que en la escena musical peruana las mujeres no estaban siendo consideradas en el mismo que los hombres. Sus voces no estaban siendo escuchadas. Y así se decidió que la parte del proyecto en el Perú tenga enfoque de género”, explica Poma, celebrada cantante nacional y ahora merecidísima nominada al Grammy Latino junto a su equipo de Just Play Perú.

Para ser más exactos, ellos compiten en la categoría Mejor Video de Formato Largo gracias al documental “The Warrior Women of Afro-Peruvian Music” (“Las guerreras de la música afroperuana”), una serie que convoca a artistas como Rosa Guzmán, Charo Goyeneche, Sofía Buitrón, Gisella Giurfa, Maricarmen Padilla, Wendy Cotito, Milagros Levy y más mujeres, en una reivindicación afro y femenina que se anima a evocar también la fuerza de María Elena Moyano o Victoria Santa Cruz.

Negra, andina, mujer

Poma hace hincapié en la importancia de dar a conocer al mundo a un grupo de artistas que han sido invisibilizadas por décadas. “Es muy cierto lo que comenta Charo Goyeneche, al afirmar que la suya ha sido una doble lucha: como mujer y como negra. Yo también he crecido en un ámbito sumamente machista y patriarcal en el que, para colmo, te racean por ser afro”, afirma la artista.

En los diez episodios de “The Warrior Women of Afro-Peruvian Music” hay tanto de homenaje musical como de reclamo social. Celebración del cajón peruano como “el latido del corazón de nuestra madre”, dice Gisella, pero también un grito y una queja en respuesta a años de opresión. En esa línea, el documental aborda también la diversidad y riqueza de comunidades no demasiado atendidas, como la afroandina.

Yo vengo de una familia andina, huancaína por parte de mi papá y cajamarquina por parte de mi mamá –cuenta Poma–; pero también tengo familia afro por parte de mi abuela paterna y desde muy chica viví en Lima y frecuenté peñas y casas musicales criollas. Eso me hizo darme cuenta de que el músico andino muchas veces está divorciado del músico afro. A veces uno tiene problemas para encontrar quien pueda tocar ambos ritmos”.

Mientras el proyecto Just Play continuará su naturaleza itinerante, con la posibilidad de llegar incluso a África a manera de una vuelta al origen, su trabajo en el Perú sienta las bases para dar a conocer aún más la música afroperuana. “La nominación a los Grammy Latino es un gran paso porque te pone en los ojos del mundo –asegura Poma–; pero también nos da a conocer a los mismos peruano, que muchas veces no están conectados con lo que se hace aquí en el país”.

Sepa más


TE PUEDE INTERESAR