Algunos ejemplos de cómo los maestros de la plataforma transmiten sus clases de canto y música. Foto: Difusión.
Algunos ejemplos de cómo los maestros de la plataforma transmiten sus clases de canto y música. Foto: Difusión.
Ricardo Hinojosa Lizárraga

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Hasta marzo de este año, la vida musical del país era como la de cualquier otro lugar de la región. Había carencias, claro, pero los artistas cumplían con sus presentaciones, muchos conciertos se llenaban y el público estaba contento. Sin embargo, en marzo, la pandemia cambió al mundo y, entre todos los sectores golpeados, el musical es uno de los que más duro lo ha pasado, lo pasa y lo va a pasar aún. Aunque MusiClases está cobrando nueva forma dentro de la “nueva normalidad” que vivimos desde hace 7 meses, la iniciativa tuvo origen hace casi dos años, cuando un grupo de músicos y amigos se juntaron para formar una asociación civil sin fines de lucro con la que organizaban conciertos gratuitos en espacios públicos.

Pero en un contexto como el actual, en el que los músicos no tienen los medios para llegar a la gente y los conciertos o festivales han sido cancelados hasta nuevo aviso, le han dado un giro a su actividad, utilizando la tecnología que tenían disponible. Hoy, son un ejemplo de “distancia social” vencida por el arte. “Los asociados somos, en su mayoría, padres de hijos adolescentes. Nuestra preocupación es que solo están expuestos a lo que los medios masivos les ofrecen. A través de MusiClases tienen la posibilidad de saber que hay otras cosas”, nos dice César Ballón, CEO de esta propuesta. “Casi sin grabaciones y sin presentaciones, la economía de todos aquellos vinculados a la música se afecta. Esta es una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo formar una comunidad de músicos, fomentar la unión. Y ahora tienen esta oportunidad de generar ingresos”, agrega.

Esta es una oportunidad laboral para los músicos y, para el público, una oportunidad para apreciar su talento e imaginarnos en un mundo sin pandemia mientras se aprende, directamente y en clases personalizadas online, guitarra, bajo, batería, teclado, canto, impro/performance, técnicas de grabación, home studio, producción de videos, programación de sintetizadores y muchas otras especialidades vinculadas al rubro y enfocadas desde distintos géneros. La idea de ser parte de una comunidad tiene que ver, también, con llegar a un mercado más amplio en el cual cosechar seguidores para la propuesta y para los artistas/profesores.

Amplia convocatoria

La convocatoria para profesores es totalmente abierta. Evaluamos y analizamos quiénes tienen el mejor perfil para enseñar –nos dice Ballón–. Muchos quieren aprender a tocar o cantar, pero el tiempo, la vida, los estudios o el trabajo no los dejaba. Ahora que muchos estamos en casa, es una oportunidad para darse la chance de aprender música. Y, para ello, nuestros profesores deben tener conocimiento, capacidad técnica y ganas de transmitir”. Ballón deja claro que no es necesario tener preparación académica o experiencia como profesor para poder enseñar a través de su plataforma. Mucho de lo más importante lo puede transmitir el músico experimentado, solo por haberlo vivido en un escenario y no aprendido en un aula.

Por eso, el filtro más importante es la evaluación personal. Una vez que forma ya parte de la comunidad, cada profesor define su temática, contenido, horario disponible y costo de su hora de trabajo. También si su clase será regular, taller o couching para quienes quieren ahondar en puntos específicos de la técnica y su formación musical. Entre los músicos que brindan sus conocimientos y experiencias a través de la plataforma, se encuentran Adalí Montero (canto), Diana Foronda (acting & performance), Alec Marambio (guitarra eléctrica), Noel Marambio (bajo), Ricardo Brenneisen (management), Joni Chiappe (sintetizador, producción musical), Oliver Castillo (bajo), Daniela Silva (batería), Pepe González (canto), Veronik (canto), entre muchos otros talentos nacionales.

Lo que deseo es que esta nueva generación musical sea mejor que la mía, más segura y decidida, menos egoísta, y que crean en el poder de la autogestión. Por ello, me pareció mostro formar parte de esta iniciativa. Me gusta enseñar gracias a las caídas que he tenido en este círculo”, confiesa con sinceridad Diana Foronda, comunicadora y fundadora de la banda Área 7, que lleva más de 20 años de carrera. Por su parte, Ricardo Brenneisen, la recordada voz de Dolores Delirio, recuerda que, en épocas como estas, es necesario tener la posibilidad de vivir un acercamiento distinto con el aprendizaje. “En lo particular creo que todos los esfuerzos streaming, sean estos entretenimiento, educativos o lo que fuera, van a quedarse, porque conectan con más cercanía a las personas”, nos dice.

Oliver Castillo, miembro de D`Mente Común, banda con más de 25 años en la escena, asegura que MusiClases es “un gran proyecto creado por la gente correcta en el momento correcto”, por lo que espera compartir su experiencia como músico con las nuevas generaciones de bajistas, “y ayudarlos a entender cómo ser músico en el Perú sin morir en el intento”. Para Álex Rojas, vocalista de Mauser y Frágil, esta plataforma permite una excelente interacción entre alumno y profesor de manera inmediata, en tiempo real y sin importar la distancia.

Todos esperan que, con el tiempo, se unan más profesores y alumnos para tener una comunidad más fuerte. César Ballón, su CEO, tiene altas expectativas. “Después de analizar el trabajo que se está haciendo, hemos concluido que los músicos peruanos tienen la total capacidad de enseñar en Lima, Santiago, Buenos Aires u otros lugares. Somos muy optimistas. Nuestra proyección es que, para el 2021, nuestros profesores den clases en cualquier parte del planeta gracias a la plataforma”. Una vez más, la música hace girar al mundo.

Más informes

Web:

Instagram:

Facebook:

Te puede interesar

TAGS RELACIONADOS