Estrenan "Un cuento para el invierno" de Shakespeare
Estrenan "Un cuento para el invierno" de Shakespeare
José Carlos Picón

Los afectos, las emociones y los conflictos internos que menoscaban la integridad espiritual y moral de los humanos nunca han sido mejor abordados que a través de la pluma, la conciencia y filosofía de William Shakespeare. Este sábado 12 de setiembre en el Teatro Británico se estrena “Un cuento para el invierno”, dirigida por Alberto Ísola

Cuando el dramaturgo decide alejarse del mundanal ruido y autoexiliarse en los últimos días de su vida, señala Ísola, empezó a trabajar en una serie de obras que la crítica posterior llamó romances, pues no se parecían en nada a lo que había producido hasta ese momento. Estos textos fueron relegados al gabinete de los filólogos y estudiosos y, durante décadas, casi nunca fueron llevados a las tablas.

La interpretación y las lecturas de las obras de Shakespeare tienen una variada forma de ser abordadas en escena. “Esta obra no correspondía con la sensibilidad de la época, y no fue representada sino hasta los años setenta y ochenta. Parece posmoderna”, cuenta. Son dos piezas en una: tragedia y comedia. 

Desde su casa en Stratford, lejos de Londres y del mundo entero, el buen William llevó a cabo la empresa de escribir “Un cuento para el invierno”, en cuyo centro, relata Alberto, “hay dos reyes, dos amigos de infancia, dos hombres que han alcanzado ese momento en la vida en que el temor a envejecer nos vuelve arbitrarios, prepotentes, necios, porque nos negamos a reconocer el avance del tiempo y, sobre todo, la necesidad de pasar la posta a los más jóvenes, a quienes tememos o no comprendemos. Su camino hacia la aceptación y el perdón, hacia la luz, es azaroso y causa dolor y muerte a más de un inocente. Un precio que es, al margen de cualquier arrepentimiento, siempre demasiado alto”. 

Shakespeare nos sorprende cada vez que abrimos uno de sus libros o vemos uno de los montajes que se realizan de sus obras. Las diversas profundidades de la naturaleza humana son dilucidadas, investigadas y recorridas por el gran observador de la época isabelina. Ísola, de esta manera, rinde un homenaje a una forma de hacer y escribir teatro, mantiene una estética que rescata de lo isabelino, respeta la esencia griega de la historia y, por si fuera poco, la sitúa en la Sicilia de 1890, en Italia, por lo que la ópera de Verdi es una presencia envolvente. También constituyen elementos importantes los telones pintados, las candilejas, la dicción clásica y cierto estilo actoral y búsqueda en las actuaciones vinculados a lo clásico y a esta historia de contradicción o, como los críticos suelen llamarla, “obra problema” de Shakespeare. El acercamiento a la neurosis de hoy marca una pauta. Y allí radica la vigencia de esta obra.

MIEDOS Y NEUROSIS
“El tema fundamental es la idea de crecer y envejecer, quizás porque esta realización me coge a los 62 años”.  Es a través de la historia de los dos reyes que protagonizan la puesta en escena, Leontes y Políxenes, que se aborda, además, el tópico de los celos. “Pero los celos entendidos como una tendencia de detener el tiempo. Ambos personajes son celosos. Son temerosos del tiempo y el envejecimiento. La obra tiene que ver con la masculinidad. Dos hombres enfrentan el temor a debilitarse y a ser reemplazados por una nueva generación”, relata Ísola. Jo

Skakespeare demuestra que, además de ser un excelente escritor y poeta, era un espléndido hombre de teatro. Cada elemento está ubicado en su lugar, da salidas de una manera eficiente, lo que puede apreciarse sobre las tablas mas no tanto en el texto. 

Las pasiones o humores, llamados así en su época, se corresponden en la actualidad a las psicopatologías. “Nos encontramos ante una obra que narra la enfermedad y, a su vez, la curación”.  En Shakespeare, como en los grandes clásicos, aparecen preocupaciones existenciales de los personajes frente a la muerte, y lo interesante es que estos son reyes, explica Ísola. Ahí aparece la palabra tiranía. Los personajes femeninos se enfrentan a esta tiranía desde el punto de vista de la comprensión. Son ellas las que denuncian estas inequidades. 

CUENTO DIVERSO
El tiempo es un personaje. El uso de aquel no es solo gramatical, sino también metafórico. Fundamental su piedad, su tiranía. Parte de esta propuesta tiene que ver con la diversidad de registros en la tragicomedia. “Ejercitamos la comprensión para apreciar las versiones que se muestran en la obra. El problema es la ‘suspensión del descreimiento’, el hecho de que te permitas como espectador creer una historia donde ocurren cosas inverosímiles y, a la vez, reconocerte en las emociones de los personajes”, dice Ísola. Una obra extraña, experimental, que sorprende por su realismo, su comicidad y por la hibridez de sus acentos, intensidades, rigores y humores. El mundo ha sido creado. 

ÍSOLA: "SOY UN NEXO ENTRE EL PASADO Y EL PRESENTE"
“Siempre he amado esta obra. Llega en el momento justo en que, creo, puedo comprenderla a cabalidad y volverla a contar, que es lo que hacemos los directores con los clásicos: servir de nexo entre el pasado y el presente, preservando la esencia pero también insuflándole nuevos aires. Es también un homenaje al teatro de mi infancia, un teatro de telones pintados y transformaciones milagrosas, de reyes crueles y príncipes ingenuos, de campesinos sabios y nobles vanos, de cortes y de prados. El teatro de cortar y pegar del “Corriere dei Piccoli” con el que mi nonna Rilda me sorprendía cada semana. Acompañado, como mis juegos de entonces, por la música de Verdi, majestuosa y emocionante, que salía del tocadiscos de su sala. Un teatro antiguo y tal vez ingenuo para decir algo absolutamente contemporáneo y profundo”. 

ELENCO
Leonardo Torres Vilar, Miguel Iza, Alejandra Guerra, Alfonso Santistevan, Mónica Rossi, Alfonso Dibós, Alberick García, Miguel Álvarez, Paloma Yerovi, Franklin Dávalos, Gonzalo Candela y Sergio Bernasconi.

MÁS INFORMACIÓN:
DÓNDE: Teatro Británico (Jr. Bellavista 527, Miraflores).
CUÁNDO: Desde el 12 de setiembre, de jueves a lunes, a las 8 p.m.
CUÁNTO: Entrada general: 60, 40 y 30 soles. Lunes populares: 45, 25 y 20 soles.