Los Yuyas se presentan hoy en el Gran Teatro Nacional. (Foto: GTN)
Los Yuyas se presentan hoy en el Gran Teatro Nacional. (Foto: GTN)
Juan Diego Rodriguez Bazalar

Hay dos temas de los que necesariamente se tiene que hablar cuando se hace referencia a "Con-cierto olvido", espectáculo que Yuyachkani repone solo por hoy en el Gran Teatro Nacional. El primero se desprende de su trama: se trata de una reflexión sobre el terrorismo en el Perú. Al respecto, Miguel Rubio, director del montaje, señala: "Esta obra muestra analogías sobre el conflicto fratricida que vivimos y que nos falta procesar. Creo que no hemos hecho el duelo suficiente y por eso es que ahora tenemos una sociedad enferma que quiere pasar la página de cualquier forma".

Para mostrarla sobre las tablas, "Con-cierto olvido" propone escenas como aquella en la que dos hombres se azotan entre sí y que, finalmente, se abrazan. Rubio explica: "Tomamos eso de danzas tradicionales en donde hay un conflicto y una violencia sanadora. Es una pelea ritualizada tal como lo es el Takanakuy, que consiste en agredir a otra persona para limar las asperezas mientras toda la comunidad es testigo de la limpia. Así como ella, hay muchas otras que quizá desde el mundo occidental nos cueste comprender".

Lo segundo que hay que tener en consideración es que "Con-cierto olvido" –estrenada en el 2010 en la Casa Yuyachkani– propone repensar el oficio del actor a través de extractos de algunas de las obras más importantes del repertorio de Yuyachkani ("Rosa cuchillo", "Un día en perfecta paz", "Adiós, Ayacucho", "Hasta cuándo corazón", etc.), para las que se requiere que los protagonistas sean más que solo declamadores. Rubio lo sintetiza así: "La dicotomía de que el actor es solo el que habla no se aplica a nuestra cultura, así que esto es como la recuperación de aquel que baila, toca instrumentos y que está dispuesto a actuar y representar en cualquier espacio".

Él agrega: "Nosotros originalmente somos una cultura ágrafa a la que el choque cultural impuso la literatura como un código casi exclusivo del teatro, pero tenemos una memoria ancestral. En quechua existe la palabra 'takiy', que significa 'bailar' y a la que muchos cronistas hacen referencia en los momentos celebratorios. De allí la necesidad de reivindicar formas genuinas y entender de forma distinta la teatralidad, aquella que en el Perú se esconde en danzantes enmascarados y fiestas. Yo no excluyo ninguna opción escénica, pero me animo a incluir otras que nos hagan repensar nuestra condición originaria. Siempre deberíamos preguntarnos desde cuándo hay teatralidad en el Perú".

Más información
Lugar: Gran Teatro Nacional. Dirección: avenida Javier Prado Este 2225, San Borja. Única función: hoy, 8 p.m. Entradas: Teleticket y boletería.